5 de agosto de 2019 00:00

Los beneficios tributarios aumentaron de 87 a 130 desde el 2010

En el Servicio de Rentas Internas (SRI) los contribuyentes pueden recibir información sobre las exenciones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

En el Servicio de Rentas Internas (SRI) los contribuyentes pueden recibir información sobre las exenciones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Mónica Orozco y Mayra Pacheco
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La reforma tributaria, que se prevé llegue a la Asamblea este mes (agosto del 2019), tiene el desafío de subir en USD 1 600 millones al año la recaudación. Una de las vías para cumplir esa meta, según ha anticipado el Ejecutivo, es revisar los incentivos y beneficios tributarios.

El Estado dejó de percibir en el 2017 USD 4 907,4 millones por otorgar estos beneficios a ciudadanos y empresas.

La cifra es casi el doble de lo que se destinaba hace ocho años, cuando el valor era de USD 2 595 millones.

Entre finales del 2017 y 2018 se introdujeron nuevas exoneraciones a través de dos reformas tributarias. Con ello, el país suma unas 130 exenciones tributarias hasta ahora, 43 más que las que existían en el 2010.

Una de esas reformas es la Ley de Fomento Productivo aprobada el 21 de agosto pasado. “La mayoría de los beneficios se concentra en el impuesto a la renta (IR) con 10,12 y hasta 20 años de exoneración para inversiones en sectores priorizados e industrias básicas”, explica el abogado tributario Napoleón Santamaría.

Los sectores económicos que más se beneficiaron de exenciones en el 2017 fueron manufactura y comercio.

Carlos Licto, abogado tributario, explica que una exención puede perseguir intereses sociales, ambientales o productivos. Por ejemplo, en el país los rendimientos de los depósitos a más de un año plazo no están gravados con impuesto a la renta para incentivar el ahorro, lo cual permite a los bancos contar con recursos para otorgar crédito a las actividades productivas. En el caso de los beneficios a los adultos mayores tienen un fin social.

Para las personas naturales, el beneficio más importante es la deducción de gastos personales para bajar el pago del IR, que sumó un total de USD 418 millones en el 2017.

Vanessa Aranjuez, quien trabaja en relación de dependencia, presenta su proyección de gastos personales desde hace nueve años para que se reduzca el pago del IR. La mujer incluye los gastos en salud, educación, vivienda y alimentación de ella, su esposo y dos hijos. Así, de su ingreso mensual, que es de USD 2 400, no se descuenta un monto tan significativo. Esto le permite cubrir las necesidades de su familia.

Carlos Marx Carrasco, exdirector del Servicio de Rentas Internas (SRI), cree que en ciertos casos las exenciones se han convertido en escudos fiscales que impiden una mayor recaudación. Por ejemplo, un profesional en libre ejercicio puede deducir gastos de gasolina, compra de autos y otros. “Estos beneficios se convierten más bien en un factor de inequidad”, comentó.

Según el SRI, el mayor porcentaje de exenciones está en el impuesto al valor agregado (IVA), pues algunos bienes y servicios pagan tarifa 0%.

Entre ellos están medicamentos, servicio de transporte de pasajeros, salud, servicios básicos, pan, fideos, azúcar y otros alimentos.

El Fisco también deja de recaudar por devoluciones de IVA a gente de la tercera edad.

Hugo Ordóñez, de 71 años, usa este beneficio de manera periódica desde hace cuatro años. Reúne las facturas de gastos en alimentación, vivienda, salud, vestimenta. Con esto realiza el proceso en línea.

Cumplido este proceso, se transfiere a su cuenta bancaria un monto de casi USD 100 al mes. “Es una ayuda, porque la pensión de jubilado no es suficiente”, contó.

El SRI limitó este beneficio los últimos años. Entre los ajustes están una reducción en el monto mensual de devolución que puede pedir este segmento de la población.

Las personas naturales percibieron en el 2017 beneficios de USD 705 millones. Pero el 83% del monto fue a contribuyentes de mayores ingresos, de más de USD 1 526 al mes.

El ministro de Economía, Richard Martínez, dijo en febrero pasado que hay un “gasto tributario que beneficia a los que más tienen y ellos no deberían recibir un beneficio en términos de progresividad”. El Gobierno dijo que identificó USD 2 500 millones en exenciones que podrían ser revisadas.

Para Santamaría, un rubro por analizar es el crédito tributario del IVA, especie de compensación a favor del contribuyente, pues el beneficio se aplica para todo gasto como publicidad, asesorías y hasta bailes.

Licto explicó que se debe tener en cuenta que las exoneraciones que tienen un vencimiento determinado, aun cuando sean derogadas, seguirán en vigencia hasta que termine el plazo establecido inicialmente.

El Ministro de Economía anticipó que la reforma también se enfocará en generar un sistema tributario ágil, especialmente para empresarios pequeños. El Gobierno ha descartado subir el IVA y ha hablado de aplicar este tributo diferenciada con una reducción para ciertos servicios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)