6 de enero de 2020 00:00

Banca en Ecuador: depósitos, créditos y utilidades crecieron en 2019

El financiamiento para vehículos es parte de los créditos de consumo entregados por la banca. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El financiamiento para vehículos es parte de los créditos de consumo entregados por la banca. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 36
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 10
Redacción Negocios

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El 2019 fue un año positivo para la banca privada del Ecuador. El sector alcanzó cerca de USD 600 millones en utilidades. Es decir, USD 60 millones más que en el 2018, según la Asociación de Bancos del Ecuador (Asobanca).

Para el presidente de Asobanca, Julio José Prado, los resultados del 2019 superaron las expectativas que tenían a inicios de ese año. En depósitos, por ejemplo, comenzaron con un crecimiento del 2% y preveían que si se mantenía el resto de los meses la tendencia de ese arranque, al finalizar el 2019 hubiesen tenido un decrecimiento. “Eso no ocurrió y logramos crecer entre 6% y 7%”, hasta noviembre.

Prado dijo que la tendencia se revirtió desde abril del 2019 por dos elementos. El primero fue la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros multilaterales. Estos entes inyectaron una gran cantidad de recursos a la economía local, explicó el representante gremial.

El segundo factor y más importante fue que, mientras la economía nacional no ha crecido, la banca logró conseguir USD 1 000 millones en el ámbito internacional durante el 2019. Esos recursos llegaron de la banca internacional e inversionistas. Así se compensó la falta de depósitos y se apuntalaron los créditos, destacó Prado en el programa Conversando con Andrés Carrión, que se transmite por Radio Quito.

Con mayores depósitos, la banca colocó más crédito. En el 2019 entregaron USD 2 500 millones adicionales en el país, lo que significa un crecimiento de entre 9,5 y 10%. Si no hubiese habido los aportes internacionales de los multilaterales o de los fondos conseguidos por la banca “hubiésemos cerrado en un 4%... El hecho de que el crédito haya crecido más que los depósitos demuestra el esfuerzo de la banca para mantener al sector productivo en un año complejo”.

De acuerdo con el representante de Asobanca, los préstamos se colocaron en todos los sectores. El crecimiento de créditos para las empresas fue del 4%, mientras que para el consumo aumentó un 15,5% por la demanda de financiamiento para vehículos, comercio en general e importaciones.

Los préstamos de vivienda solo subieron un 3% al comparar los meses de noviembre del 2018 y 2019. El microcrédito se incrementó un 16%.

Paul McEvoy, gerente de ChevyPlan, empresa que ofrece planes de ahorro para la compra de automotores, reconoce que la banca es una suerte de aliado en la venta de vehículos nuevos. “El financiamiento de autos es interesante para la banca por las tasas de interés que son relativamente altas (14% al 16%) con un buen retorno. Además, es un crédito seguro, al tener una prenda sobre el vehículo”. McEvoy agrega que el historial de pagos de vehículos es bastante bueno comparado con otros sectores.

Según la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador, el 70% de vehículos nuevos se compra a crédito y el 30%, de contado.

Para el presidente del Banco Guayaquil, Angelo Caputi, la digitalización de la banca en los últimos años ha impulsado el crecimiento del sistema financiero, al brindar mayores facilidades a los clientes en servicios y sistemas de pago.

Detalló que el 40% de las cuentas corrientes y de ahorro de la entidad financiera, en los últimos cuatro o cinco meses, se abrió totalmente en digital, “sin necesidad de ir al banco”. De igual manera, el 40% de los créditos a las personas se otorgaron de forma ‘on line’.

El año que arranca lo visualiza con un desempeño similar al 2019. Sin embargo, “con el riesgo país actual, probablemente no recibamos tantos recursos como ocurrió el año pasado y es difícil que se repita. Después de los eventos que hubo (en octubre), probablemente haya algunos que no estén tan optimistas como en el primer trimestre del 2019”, aclaró Caputi.

El banquero considera que los mayores riesgos para este año son el comienzo de la etapa preelectoral y una ruptura o desequilibrio mayor de las finanzas públicas. “En la medida que el Gobierno haga un mayor esfuerzo de reducción del déficit fiscal habrá una economía más viable”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (9)