El capony doble, una opción muy popular entre las parejas de enamorados en Baños de Agua Santa. Foto: Glenda Giacometti / VIAJAR

El capony doble, una opción muy popular entre las parejas de enamorados en Baños de Agua Santa. Foto: Glenda Giacometti / VIAJAR

Cuatro destinos para disfrutar de un feriado de deportes extremos

Fabián Maisanche y Edwing Encalada. Redactores (I)

Sus opciones de deportes extremos y alojamientos a bajo costo, hizo que estos cuatro destinos sean los preferidos por el público juvenil. Se trata de Baños de Agua Santa, Puyo, Santa Marianita y Montañita, sitios que preparan lo mejor de su oferta para este feriado largo.

En Baños, cerca de 34 operadoras turísticas ya promocionan sus opciones: rafting, canyoning, canopy, puenting, downhill, cabalgatas, entre otras actividades. Según René Barrionuevo, operador turístico, la aventura en este cantón tungurahuense se inicia en el puente San Francisco, en el ingreso a la ciudad, donde el turista puede lanzarse a una profundidad de 70 metros. “Los equipos están homologados por los organismos de rescate. La seguridad es lo primordial”.

Otra ruta muy popular es la que se realiza en bicicleta hacia el río Verde. Es una travesía de 15 km donde se observan paisajes subtropicales y cascadas, un ecosistema que le indicará que está ingresando a la Amazonía.

Cerca de allí existe una tarabita de 550 metros de alto que se moviliza en cuatro cables, cuyo costo es de USD 2. A un costado de la tarabita se realiza canopy desde USD 10, con variadas opciones, como viajes individuales, en pareja y hasta de tres personas.

A 58 km de Baños se encuentra la ciudad del Puyo, cabecera cantonal de la provincia de Pastaza y donde ya se puede sentir el calor de la selva amazónica y su impresionante vegetación. Su principal río, el Pastaza, es utilizado para los deportes extremos acuáticos como el rafting y el kayak.

Otro de sus atractivos son los senderos para realizar largas caminatas o en bicicleta, en medio de bosques de bejucos, para luego atravesar puentes colgantes y poder observar decenas de cascadas.

Puyo se ha destacado en los últimos años por su producción de caña de azúcar y sus artesanías en madera de balsa. Sus íconos turísticos son el Parque Acuático Morete Puyo, el Parque Etnobotánico Omaere, la cascada Hola Vida y el Parque Real de aves exóticas.

En la región Costa, el balneario de Montañita, ubicado a 170 km de Guayaquil, se ha posicionado como un destino juvenil no solo por su propuesta de playa, surf y diversión, sino también por la música electrónica. De hecho, la discoteca Lost Beach Club está recomendada en la revista británica DJ Mag como un lugar a visitar.

Montañita ha renovado su infraestructura para poder albergar a 2 000 personas, a quienes se les ofrece un espectáculo visual en pintorescos murales y una apuesta moderna de sonido.

Según Héctor Yépez, dirigente regional, el panorama de Montañita cambió drásticamente en una década, pues pasó de ser un destino tranquilo para convertirse en un lugar de moda en el continente. La comida rápida se oferta entre los USD 3 y 10, y las bebidas tienen precios inferiores a los que se venden en las grandes ciudades. La mayoría de las discotecas son de entrada gratuita y, cuando se mete el sol, la gente sale a bailar en la playa y en las calles. Los hoteles no cuestan más de USD 40 por noche.

Más al norte, en Manabí, está una de las playas de gran acogida de los turistas internacionales. Se trata de Santa Marianita, una de las 12 playas que tiene la ciudad portuaria de Manta, que se diferencia del resto por sus casi 8 km de arena que es ideal para compartir entre amigos. En el agua se practican deportes como el kiteboarding.

Esta playa está alejada del ruido de las grandes ciudades, tiene una brisa ideal para la práctica de deportes acuáticos y posee una ensenada y un horizonte marítimo completamente despejado. La actividad principal de este lugar es la pesca artesanal.

Según el alcalde de Manta, Jorge Zambrano, Santa Marianita ha sido, en los últimos años, el destino por el cual se decantaron los jubilados extranjeros, por la tranquilidad que encontraron. De hecho, las escuelas de kiteboarding que existen allí son dirigidas por expertos internacionales.