Las comparsas son el distintivo de la fiesta en Guaranda. Fotos: cortesía Ministerio de Turismo

Las comparsas son el distintivo de la fiesta en Guaranda. Fotos: cortesía Ministerio de Turismo

Carnaval, la fiesta que enciende el ánimo en Bolívar

Redacción Viajar
(F-Contenido Intercultural)

A la voz del Carnaval todo mundo se levanta….”. Con este emblemático danzante a flor de labios, miles de ciudadanos nacionales y extranjeros llegan hasta la ciudad de Guaranda (Bolívar), “la ciudad de los eternos carnavales”, para vivir y disfrutar durante cuatro días una experiencia única, llena de alegría, música, bailes, confraternidad y abundante gastronomía. En esta fiesta el personaje central es el Taita Carnaval, que hace de las suyas.

Quienes van a Guaranda saben a qué atenerse. Nada más al llegar el visitante se convierte en un guarandeño más y es tratado con mucha familiaridad y afecto. Fácilmente lo involucran en el juego del carnaval con agua, polvo, serpentinas y ahora también con espumas perfumadas y multicolores.

La fiesta es completa. Se realizan comparsas y bailes en cada localidad de la provincia, pero oficialmente empieza una semana antes de lo establecido en el país: el lunes con el carnaval infantil. Es festejo continúa el martes con el concurso de coplas; el miércoles, con el Carnaval Institucional; el jueves , con el Carnaval Universitario; el viernes, en San Miguel y en Guaranda, la elección de la reina; el sábado, en San José de Chimbo y en Guaranda, con el ingreso del Taita Carnaval y el Carnaval Indígena. El domingo es la comparsa, en Guaranda. El lunes viene la fiesta en Balsapamba y Caluma, para finalizar el martes en Echeandía.

En los días de fiesta casi nadie duerme. Desde las seis de la mañana se empiezan a “chamuscar” los chanchos, a pelar las gallinas, cuyes y conejos, cocinar el mote, preparar las humas, la chicha, el dulce de sambo y el pan, entre otros, para brindar a visitantes y familiares, quienes, mojados por dentro y por fuera, pintados la cara con polvo y, al son de coplas carnavaleras, se unen a esta fiesta popular.

Las coplas también son una expresión que nos transporta a los sentimientos más íntimos en su cantar. Brotan con tanta espontaneidad en toda la provincia que da la impresión de que no es el pueblo el que las compone, sino que las coplas están allí, que andan por las calles, corren en el agua de los ríos o están sentadas en los umbrales de las puertas y en los terrenos pantanosos del camino, en busca de los labios que las canten.

En la zona rural, en Bolívar, se inicia el Carnaval con el juego del Gallo Compadre. Los disfrazados imitan a diversos animales y, al son de un tambor, recorren esos días las casas de sus compadres, vecinos y amigos, para ser atendidos y agasajados con abundantes comidas y también licor.

Guaranda, rodeada por las colinas San Jacinto, Loma de Guaranda, San Bartolo, Cruzloma, Tililac, Talalac y el Mirador, es conocida como la ciudad de las siete colinas. En sus fiestas de Carnaval, a los visitantes de esos días se les anima a beber la chicha (bebida típica) y el popular aguardiente Pájaro Azul, para ponerse a tono con el espíritu alegre y comunitario de esta ocasión.

Ubicada a 2 650 msnm, es la segunda capital más pequeña de las provincias andinas, pero con un gran corazón para acoger a los visitantes.