5 de noviembre de 2017 00:28

La polución, amenaza de salud pública

Un cuarto de las muertes que se producen en el mundo se relaciona con la contaminación ambiental.

Un cuarto de las muertes que se producen en el mundo se relaciona con la contaminación ambiental.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 7
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Isabel Alarcón
Redactora (I)
[email protected]

La contaminación está afectando a la humanidad a través del agua, la comida y el aire que se respira. Según la Organización Mundial de la Salud, las muertes asociadas a temas ambientales superaron las 12 millones de personas en el 2012 y la afectación es notoria en la biodiversidad.

Los efectos de la contaminación ambiental son más evidentes a través de diferentes estudios realizados alrededor del mundo. Si los patrones de producción y consumo continúan como hasta ahora, las actuales y nuevas generaciones no podrán escapar de la polución.

Así lo explica el estudio ‘Hacía un planeta libre de contaminación’, que fue publicado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como introducción a la Asamblea para el Medioambiente, que se llevará a cabo el próximo mes.

Este documento muestra que la polución del agua es una de las principales causas de la muerte de niños menores de 5 años, el sobreenriquecimiento de la tierra está causando cambios en los ecosistemas, los plásticos en el océano están alterando la biodiversidad y la calidad del aire es un problema persistente en casi todas las regiones.

La contaminación aérea representa la amenaza más grande para la salud, según el informe de la ONU. 6,5 millones de personas mueren prematuramente cada año en el mundo por exposición al aire contaminado y 9 de cada 10 individuos respira un aire que está fuera de los parámetros que sugiere la OMS.

René Parra, especialista en el tema y docente de la Universidad San Francisco de Quito, explica que entre los mayores contaminantes del aire se encuentra el material particulado con diámetro menor a 10 micras (PM10) y otro con un diámetro menor a 2,5 micras (PM2,5).

Este último también es conocido como material particulado fino y es el más peligroso para la salud ya que, debido a su tamaño, las partículas pueden ingresar directamente a los pulmones y al torrente sanguíneo.

En Quito, explica Parra, este contaminante representa el principal problema de la calidad del aire y proviene principalmente de los vehículos que funcionan con diésel y de la industria que utiliza este combustible.

Según el ‘Informe de la Calidad del Aire de Quito 2016’, las concentraciones de PM 2,5 superaron los límites de la Norma Ecuatoriana de Calidad de Aire. El máximo promedio monitoreado en el Distrito fue de 20,5 microgramos por metro cúbico (ug/m3). La norma establece 15 ug/m3 y la OMS recomienda 10.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) estima que alrededor de 2 000 millones de niños en el mundo viven en áreas donde la contaminación exterior supera a las aceptables y aproximadamente 570 000 menores de 5 años de edad mueren al año por infecciones respiratorias.

Según el informe de la ONU, otras fuentes de contaminación del aire son las emisiones de combustibles fósiles, la fabricación de ladrillos, la agricultura, la deforestación y la quema no controlada de basura en incineradores y botaderos a cielo abierto.

Para Sandra Jiménez, miembro del Observatorio de Política Ambiental (OPA), más allá de la contaminación atmosférica, el tema que más le preocupa a escala local es la gestión de residuos.

“Hay municipios que ni siquiera tienen rellenos sanitarios, lo cual es una vergüenza a nivel urbano”, dice. Este es un punto en el que se debe poner mayor énfasis, sostiene Jiménez, al igual que en el tratamiento de aguas residuales, que finalmente terminan contaminando los océanos.

Según el informe de la ONU, el 80% de estas aguas se liberan al ambiente sin ningún tratamiento. Además, el 58% de los casos de personas con diarrea, que es una de las principales causas de mortalidad infantil, ocurre por la falta de acceso al agua limpia y saneamiento en el mundo.

Para Jiménez, el principal problema a escala global en torno a la contaminación se debe a una tecnología insuficiente de mitigación, cuyos mecanismos ahora se están quedando cortos.

La ONU explica que, a través de estos resultados, se busca llamar a la acción para alcanzar un planeta libre de contaminación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (2)