15 de diciembre de 2017 00:00

La obra de Segundo Moreno está de vuelta

En Cotacachi, la obra del músico Segundo Luis Moreno se difunde en un museo. Foto: Francisco Espinoza / para EL COMERCIO

En Cotacachi, la obra del músico Segundo Luis Moreno se difunde en un museo. Foto: Francisco Espinoza / para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte
(F)

Intérpretes como Blanca Farinango, del Colectivo de Arte Indígena Waruntzy, de Cotacachi (Imbabura), están conociendo las obras del maestro Segundo Luis Moreno (1882-1972).

Una de las composiciones que más le sorprendió a la joven que toca varios instrumentos es la Suite Ecuatoriana No. 2, que está en ritmo del tradicional danzante. El tema es parte de una de las 1 000 partituras que familiares del músico, como René y Beatriz Moreno, entregaron al Municipio de Cotacachi recientemente.

Moreno es considerado como el primer etnomusicólogo del país. Muchas de sus composiciones las realizó luego de recorrer la nación investigando los diferentes ritmos, en un afán de crear una identidad musical propia del país. Así comenta Lenin Alvear, director del Museo de las Culturas de Cotacachi.

De acuerdo con su biografía, Segundo Luis Moreno escribió nueve libros, entre ellos una trilogía de la Historia de la Música del Ecuador.

Además, compuso las sinfonías ecuatoriana 1, 2 y 3 y cientos de piezas sinfónicas en base a yaravíes, sanjuanitos, danzantes, pasillos, rondón y rondeñas. Son siete ritmos fundamentales en torno a los que gira su obra musical.

Durante su vida planteó la necesidad de crear música nacional exclusiva. Consideraba que en Ecuador se podía trabajar la música como en Europa, pero con identidad ancestral.

Según Alvear, la teoría de Moreno es que los ritmos tradicionales no fueron impuestos por incas, ni españoles, sino que se trataría de una tradición oral que se arrastra por alrededor de 5000 años.

Dentro de la música popular también se ha nutrido de ritmos afros como la bomba. Además de compases invisibilizados de pueblos de la Costa y Amazonía del país.

Varios de los trabajos del desaparecido artista se escucharon, el 22 de noviembre último, en la serenata a Santa Cecilia, considerada la patrona de los músicos. Ahí, el grupo Waruntzi interpretó uno de sus trabajos, tras familiarizarse con las composiciones que parecían haber desaparecido.

Segundo Luis Moreno es considerado uno de los intelectuales más importantes de Cotacachi, asegura Diego Guzmán, director de Culturas del Cabildo.

Una de las iniciativas para inmortalizar el trabajo del músico es digitalizar las partituras. A la par, se busca designar el 2018 como el año de Segundo Luis Moreno, para perennizar el nombre del artista en la conciencia de los vecinos de este cantón de Imbabura.

Incluso, se analiza la posibilidad de traer los restos del artista, que actualmente descansa en un cementerio de Quito, y sepultarles en el camposanto municipal de Cotacachi, como habría sido su voluntad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)