29 de marzo de 2016 00:00

La música puruhá tiene sus herederos

El repertorio de los Chusik Andinos incluye canciones originales que hablan de su comunidad.

El repertorio de los Chusik Andinos incluye canciones originales que hablan de su comunidad. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 50
Cristina Márquez

Antes de cada presentación, los cinco integrantes del grupo de música tradicional Chusik Andinos hablan en kichwa para darse ánimos entre sí. Ellos suben al escenario con el propósito de hacer que la gente baile las tonadas, sanjuanitos, carnavales y otros géneros autóctonos.

De hecho, el objetivo del grupo es difundir la música originaria puruhá y motivar a las nuevas generaciones a preferir la música tradicional como un símbolo de la identidad de la gente indígena de Chimborazo.

“Cuando la gente se levanta de sus asientos y disfruta
con el alma la música de nuestros abuelos, entonces nos sentimos exitosos”, cuenta César Chimbolema, director de
la agrupación.

Pero ganar un espacio en los escenarios urbanos con su repertorio de música originaria fue una tarea difícil. En un inicio, cuando los presentadores los anunciaban en las tarimas, el público esperaba escuchar covers de los Kjarkas, Jayak y otros grupos folclóricos.

“Nuestra música propia estuvo subestimada durante muchos años. Cuando la gente escuchaba folclor, quería escuchar a grupos bolivianos o las canciones nuevas que usan instrumentos andinos pero que en realidad no tienen nada que ver con nuestra cosmovisión”, dice David Chimbolema, otro integrante.

Sin embargo, la calidad del sonido y la energía que los músicos aportan en cada presentación los llevó a convertirse en un referente de la música autóctona en Chimborazo. En su comunidad, Baldalupaxi Bajo, situada en la parroquia Columbe, a 20 minutos de Colta, otros jóvenes buscan ­
seguir su ejemplo.

La agrupación se integró en el 2010, como parte del proyecto de la organización juvenil Yayishun, un grupo formado por jóvenes que migraron del campo a la ciudad. El objetivo era apoyarse entre sí y buscar formas de conservar su iden­tidad cultural. La música, la danza y el teatro eran algunas de las propuestas.

Su repertorio incluye canciones del grupo Runapak Shungo y canciones originales que hablan sobre la vida en la comunidad, las fiestas sagradas y otros elementos de la cosmovisión indígena.

El nombre Chusik Andinos hace referencia a un término kichwa que está relacionado con la sabiduría andina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (34)
No (3)