9 de enero de 2018 00:00

Museos conservan osamentas de hace más de 10 000 años

Tres museos denotan la historia de la cultura costeña. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Tres museos denotan la historia de la cultura costeña. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Elena Paucar
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un retrato del padre de Byron Villón tiene espacio en el museo de sitio Real Alto, en la provincia de Santa Elena.
La vieja foto de don Teófilo está colgada en la galería de los comuneros de El Real que ayudaron a las excavaciones arqueológicas en esta zona de la parroquia santaelenense de Chanduy, donde habitó la cultura costeña Valdivia.

El mogote o loma donde asentó este complejo cultural escondía antiguas osamentas, más de 50 formas de cerámica y utensilios que fueron descubiertos en 1971 por el arqueólogo Jorge Marcos, de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Son 12 hectáreas en las que se estableció unas de las primeras aldeas agroalfareras de América.

“Estas tierras estuvieron habitadas hace más de 5 000 años y apenas se ha investigado un 25%; hasta el año pasado se encontraron huesos en este territorio que era una aldea, con casas que evolucionaron y sitios ceremoniales”, dice Villón, quien mantiene el legado de su padre como guía en el museo.

Real Alto es parte de la ruta Historia, cultura y patrimonio de Santa Elena, que promociona la zonal 5 del Ministerio de Turismo, como una opción diferente para la temporada de playa 2018.
Ricardo Armijos, coordinador zonal, asegura que es recorrido para trasladarse al pasado y reconocer valor de las antiguas civilizaciones que ocuparon la Península.

El trayecto incluye el museo paleontológico Megaterio, de la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE), donde predominan los gigantes del Pleistoceno Tardío; el Museo Amantes de Sumpa, con restos de la cultura Las Vegas, la primera que se asentó en territorio ecuatoriano; y la comuna Sacachún, donde se encuentra el monolito San Biritute, esculpido por los antepasados Guancavilcas.

El 2003, el cantón La Libertad dejó al descubierto esqueletos de animales que se extinguieron entre 50 000 y 8 000 años a.p. (antes del presente). En Real Alto reposa en una urna la mandíbula de un mamut, hallada en un depósito de brea. Por sus dimensiones, Villón calcula que el herbívoro pesaba unas 4 toneladas y alcanzaba los 3 metros de altura.

En el museo de la UPSE, una de las muestras más representativas es un fragmento de Eremotherio laurillardi, un perezoso terrestre gigante que pesó unas 5 toneladas y midió unos 6 metros de altura. En La Libertad, inicialmente encontraron 524 huesos completos y unos 2 900 fragmentos de huesos de animales extintos.

Los huesos también cuentan su historia en el Museo Amantes de Sumpa. En 1970, la investigadora Karen Stoten sintió curiosidad por saber qué ocultaba una loma cubierta de conchillas. A tan solo 50 centímetros de la superficie descubrió las primeras osamentas, de 10 000 años de antigüedad.

En esa loma, un cementerio de la cultura Las Vegas reposan los restos de la pareja que da nombre al lugar. “Tenían ­entre 20 y 25 años, y los encontraron así, abrazados. Las seis piedras en sus articulaciones era una tradición para evitar que sus almas salieran del cuerpo”, relata Javier Bazán, uno de los guías.

Un joven de 14 años, acompañado por su madre, tiene su espacio junto a los amantes. En este sitio hallaron cerca de 200 esqueletos, bien conservados. Bazán dice que las conchas que cubrían el osario aportaron el calcio para su conservación.

Otro extraño ritual de entierro concentró el interés de los arqueólogos y de los comuneros de Real Alto. El padre de Villón ayudó a encontrar los restos de una mujer, de unos 35 años, a quien dieron el título de ‘Dama importante’, por la forma en que fue sepultada.

“En la cabeza tenía un fragmento de cerámica, como almohada; estaba acuclillada y a su alrededor había siete enterramientos de hombres de unos 20 años, que al parecer fueron sacrificados”, relata el guía frente a las figurinas de cerámica que representan el sacrificio. “Quizá fue una chamán, una cacique o una mujer de alto rango”.

El complejo cultural Real Alto fue creado en 1988. Se ubica en la vía a Chanduy y cuenta con un laboratorio para investigaciones arqueológicas.

En 1997 abrió sus puertas el Museo Amantes de Sumpa, ubicado a 1 kilómetro de la cabecera cantonal de Santa Elena, en la vía La Libertad - Salinas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)