12 de abril de 2016 11:31

El Museo Nacional prepara su nuevo guion

Este es el estado actual de los trabajos que se realizan en el Museo Nacional

Este es el estado actual de los trabajos que se realizan en el Museo Nacional. Foto: Víctor Muñoz/El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gabriel Flores
Redactor (I)
gflores@elcomercio.com

A inicios del siglo XXI, las autoridades del Banco Central del Ecuador se dieron cuenta de que el discurso sobre la identidad nacional que manejaba el Museo Nacional era anacrónico, enciclopédico y lineal. Desde entonces, las propuestas para pensar en un guion museológico, museográfico y educativo más contemporáneo se multiplicaron.

Entre las personas que repensaron el discurso y la narrativa del Museo Nacional están Eduardo Kingman Garcés, Mónica Vorbeck, Xavier Andrade, Alexandra Kennedy, Patricia von Buchwald, María Fernanda Cartagena y Christian León.

Tras el cierre del Museo Nacional, en noviembre del 2015, el Ministerio de Cultura y Patrimonio anunció que, a más de la intervención física de las salas expositivas -para la realización del Hábitat III, a finales de octubre-, se realizará una reconceptualización del museo y de los guiones museológicos y museográficos.

Ana Rodríguez, ministra de Cultura y Patrimonio, sostiene que para esta nueva lectura de las colecciones arqueológicas, históricas y artísticas con las que cuenta el Museo Nacional, se está trabajando de manera colectiva e interdisciplinar.

Rodríguez añade que para esta reconceptualización se están tomando en cuenta todos los insumos, estudios y consultorías que aparecieron desde la época en la que el Banco Central estaba a cargo del museo, hasta el período en el que la exministra Érika Sylva Charvet solicitó la consultoría de Cartagena y León.

En este trabajo de investigación, que se realizó durante todo el 2012, León y Cartagena superaron la lectura del museo a través de períodos históricos y de la división de disciplinas; y propusieron cuatro grandes temas, a través de los que se iba a articular el patrimonio desde la contemporaneidad, a saber: género y sexualidades, política, naturaleza y modos de producción y circulación de la economía.

En relación a esto último, Cartagena, actual directora del Museo del Alabado, comenta que la idea incluía contar cómo se ha organizado el arte y la cultura en términos de consumo, producción, circulación y tecnología.

Cartagena también subraya que en su trabajo se incluía la posibilidad de que los contenidos de los guiones se abrieran a las necesidades de los colectivos de un país cuya identidad actual está atravesada por la idea de plurinacionalidad. Algo que también se resaltó en los talleres que, a inicios de marzo, organizó el Ministerio de Cultura y Patrimonio. “La idea -dice Rodríguez- es que la identidad nacional construida desde el museo sea entendida desde las diversidades”.

Eduardo Carrera, parte del equipo del Ministerio de Cultura que trabaja en la reconceptualización del museo, añade que esta nueva visión sobre la identidad nacional cambia el relato. “Se está trabajando para desarrollar una historia social de las colecciones. Una historia que sea vista más desde sus actores que desde los objetos”.

Trinidad Pérez, catedrática de la Universidad Andina Simón Bolívar, insiste en que lo importante del nuevo guion museológico y museográfico es que dé cuenta de la diversidad y de las realidades que quedan ocultas detrás de las hegemonías. “Las colecciones -dice- tienen que demostrar cómo en nuestro país la sociedad se ha construido a través de esas hegemonías”.

Algo en lo que concuerdan todos los involucrados en la reconceptualización del guion del Museo Nacional es que este cambio tiene que estar acompañado de un trabajo educativo y de mediación comunitaria potente. Para Pérez, los museos contemporáneos son lugares a través de los cuales se ejerce una educación informal y en donde las comunidades construyen sus espacios de encuentro y de gestión.

Cartagena recuerda que en la consultoría que preparó junto a León había todo un capítulo dedicado al tema educativo y a la mediación comunitaria. Lo que propusieron en líneas generales fue que el visitante tenga un rol más activo y crítico.

Para que los cambios en el guion museológico y museográfico sean efectivos, Cartagena subraya que el museo tiene que dejar de ser un espacio en el que se cuentan verdades y se convierta en un lugar donde se planteen preguntas.

Desde las próximas semanas un equipo del Ministerio de Cultura trabajará con las catedráticas Paola de la Vega, Trinidad Pérez y Malena Bedoya para realizar un análisis de cómo se está construyendo el plan museológico y el nuevo discurso del Museo Nacional. El espacio, según Ana Rodríguez, volverá a abrir sus puertas al público, en diciembre de este año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)