9 de noviembre de 2017 12:21

Larissa Marangoni dibuja con hierro en ‘Orgánica’, su nueva exposición

Larissa Marangoni posa junto a una de las esculturas y una de las piezas de pared de su nueva exposición, ‘Orgánica’. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

Larissa Marangoni posa junto a una de las esculturas y una de las piezas de pared de su nueva exposición, ‘Orgánica’. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Alexander García

La escultora guayaquileña Larissa Marangoni se propuso saltar a la pintura en una nueva serie, pero cuando quiso pasar del boceto al cuadro comenzó a jugar con el relieve, a incorporar alambres y otros materiales. El resultado es una serie de cuadros en láminas de hierro, con marcos de madera reciclada de viejas casas de construcción mixta, con lustre y estropajo de aluminio dispuestos como flores, tema que ha marcado el trabajo reciente de la artista.

“Me propuse pintar unos cuadros en soporte bidimensional, pero para mí la pintura es limitante, empiezo a meterle cosas, necesito la parte física y se produce un click con lo tridimensional. Terminé dibujando con materiales”, explicó Marangoni.

La serie de cuadros en planchas de hierro y láminas de metal perforado, hace parte de ‘Orgánica’, la exposición que la artista abre este jueves 9 de noviembre en el Cesa Design de Plaza Nova, sector de Samborondón. Juntos a las obras para pared que respetan el tono crudo de los materiales son exhibidas esculturas de hierro de vivos colores (rojo, anaranjado, turquesa o rosa) que juegan con formas arquitectónicas en las que irrumpen capullos de flores de metal, una forma de “entrelazar lo estructural con lo orgánico”.

“Desde la exposición anterior venía trabajando con pequeños árboles y flores de hierro, en una mirada a la situación del medio ambiente, estas flores abordan la naturaleza muerta de forma literal. Pero, por ejemplo, es la primera vez que trabajo en formato bidimensional”, indicó la artista.

El lustre y el estropajo de aluminio usado para limpiar el hollín de ollas sometidas a la cocción con leña o carbón, materiales que hacen parte de las obras de pared, remiten a un discurso de lo femenino desde un material rudo, en una relación entre la fuerza y la delicadeza que le interesa explotar a la escultora.

Las piezas conservan las huellas e historia de listones de madera que hicieron parte de pisos de casas de construcción mixta o las manchas de óxido de las planchas de hierro.

En la exposición, que estará abierta por un mes, además de las 14 piezas se exhibirán también dibujos de referencia y maquetas hechas en lata. “Los bocetos son las pinturas que no hice”, apunta Marangoni.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)