14 de marzo de 2017 16:57

Alrededor de 40 jóvenes participan del primer laboratorio de skate comunitario en Quito

La idea de esta propuesta comunitaria es generar un aprendizaje mutuo

La idea de esta propuesta comunitaria es generar un aprendizaje mutuo. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Unidad de Noticias
(I)

La lluvia o el frío que caracteriza las tardes capitalinas no es impedimento para que los participantes de la escuela de skate comunitario salgan sobre sus patinetas y recorran la ciudad. Esta propuesta que está siendo trabajada con el apoyo del Parque Urbano Cumandá , no solo está dirigida a quienes practican este deporte, sino que se enfoca principalmente en trabajar con jóvenes que han sido vulnerados en sus derechos como los niños y niñas que trabajan en la calle.

Para Ariel Almeida de 17 años, el laboratorio es una oportunidad de conocer gente y aprender nuevos trucos. Menciona además que sus padres están muy contentos del deporte que practica sobre todo cuando a través de videos les muestra todo lo que ha aprendido.

El educador Renato Chima es quien ideó esta propuesta y cuenta que es un proyecto que se lo viene trabajando desde hace tres años y que finalmente este 2017 logró llevarse a cabo gracias al apoyo del Parque Cumandá. Hoy participan alrededor de 40 jóvenes de distintas edades y cinco de ellos son discapacitados.

El educador Renato Chima es quien ideó esta propuesta y cuenta que es un proyecto que se lo viene trabajando desde hace tres años

El educador Renato Chima (izq.) es quien ideó esta propuesta y cuenta que es un proyecto que se lo viene trabajando desde hace tres años. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Renato además es quien dirige los talleres, pues practica el deporte desde hace once años. Su experiencia como educador y su pasión por el skate le permitieron armar una propuesta que trabaja temas relacionados con los derechos humanos. Para él, el skate puede ser una herramienta para alejar a los niños del trabajo infantil y hacerlos desarrollar otras habilidades.

Reconoce que es un deporte caro, por el costo de la patineta y demás implementos, pero por esa razón, se ha ideado la manera de conseguir patrocinadores que facilitan patinetas a quienes no tienen los recursos; de esa forma hacen posible que el skate sea para toda clase de personas.

La idea de esta propuesta comunitaria es generar un aprendizaje mutuo, "Somos el medio y aprendemos de nuestra instrumento que es la patineta", puntualizó Renato.

Este es el primer trimestre de la escuela de skate, próximamente se abrirán nuevos talleres. Por ahora, los encuentros se llevan a cabo los días miércoles, jueves y viernes en las rampas del parque Cumandá. Los participantes se reúnen de 3:00 a 5:00 de la tarde y ocasionalmente organizan salidas en donde visitan pistas mucho más grandes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)