30 de abril de 2015 11:01

 Milán alista detalles finales para la Exposición Universal

Decenas de personas hacen cola para obtener pases para la Expo Milán 2015, que se realizará desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre. Foto: AFP.

Decenas de personas hacen cola para obtener pases para la Expo Milán 2015, que se realizará desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

La Exposición Universal, que dedicará seis meses a diversas temáticas en torno a la alimentación en el planeta, abrirá sus puertas el viernes (1 de mayo)en Milán, una ciudad en plena ebullición, donde prosiguen los preparativos finales para el evento y se prevén manifestaciones de sus detractores.

El 1 de mayo se inaugurará oficialmente la Exposición, en una ceremonia de la que se han filtrado pocos detalles, pero a la que se espera que acuda un gran número de responsables internacionales, así como el jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi.

“Estamos preparados para la Expo. Al fin” , declaró el miércoles 29 de abril. “Podría ser mejor, podría haber sido celebrada en otro lugar, haber estado lista antes... en las últimas horas he oído muchas críticas, lo cual es normal. Pero (la Expo) está ahí y será muy bella ”, aseguró.

Unos 140 países participan en el evento, que se extenderá hasta finales de octubre, bajo el lema oficial 'alimentar al planeta, energía para la vida' .

Italia espera acoger en total a unos 20 millones de visitantes en este evento, propulsado al rango de “símbolo de recuperación y de confianza”, según el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan.

La diplomacia italiana ha dicho que espera la asistencia de numerosos jefes de Estado y de Gobierno en los próximos meses, entre ellos, el francés François Hollande, el español Mariano Rajoy, el alemán Joachim Gauck, la chilena Michelle Bachelet, el ruso Vladimir Putin, así como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Renzi confirmó que visitaría en primer lugar el pabellón de Nepal, como signo de solidaridad tras el terremoto que ha devastado el país.

Tras el anuncio de la catástrofe, numerosos obreros nepalíes empleados en la construcción del pabellón regresaron de urgencia al país para apoyar a sus familiares, pero los trabajadores italianos, algunos como voluntarios, les han relevado para que las instalaciones estén listas a tiempo, indicaron medios italianos.

Tras meses de trabajo febril, 20 o incluso 24 horas al día para los pabellones más retrasados, estaba previsto que este jueves se hiciera el silencio en el sitio de la Expo, mientras se hacían los últimos controles de seguridad.

Pese a ello, una periodista de la AFP que pudo acceder a las instalaciones , comprobó que aún quedaba mucho por hacer para dejar listos los 80 pabellones que representarán a los países y las temáticas de la Expo.

A menos de 48 horas de la inauguración, un baile de camiones y obreros ocupaban las instalaciones que seguían anegadas de obstáculos: de elementos decorativos y materiales de obra a cables eléctricos y hormigoneras.

El retraso era aún más evidente en el exterior, en particular en la entrada del sitio: además de la ausencia casi absoluta de señalización en la autopista, los aparcamientos estaban saturados antes incluso de que llegara el primer visitante.

 Temor a posibles altercados:

Estos retrasos se deben en gran parte a varios escándalos de corrupción que han marcado - y frenado - la preparación de la Expo. Su comisario general, Giuseppe Sala, prometió, no obstante, que todos los pabellones abrirán el viernes.

La celebración comenzará esta noche (30 de abril) con un concierto en el Duomo, la majestuosa catedral símbolo de la ciudad, con la participación del tenor Andrea Bocelli, entre otros.

La seguridad ha sido reforzada, tanto en Milán como en el sitio de la exposición, ante la perspectiva de los cinco días de protestas anunciados por el movimiento 'No Expo', que considera el evento un derroche de dinero público y ha denunciado los contratos precarios de los trabajadores y la explotación de voluntarios.

Visiblemente preocupada ante posibles altercados, la policía italiana efectuó registros el martes y el miércoles en los locales de grupúsculos de extrema derecha y extrema izquierda en Milán, interrogó a militantes italianos y extranjeros y requisó bates de béisbol o máscaras de gas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)