27 de noviembre de 2017 16:01

El diploma internacional abre puertas dentro y fuera del país

En el Colegio Hipatia Cárdenas, los alumnos del BI asisten a clases de lunes a sábado. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En el Colegio Hipatia Cárdenas, los alumnos del BI asisten a clases de lunes a sábado. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 12
Diego Bravo
Redactor (I)
dbravo@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los estudiantes con diploma de Bachillerato Internacional, que ingresan a la Universidad San Francisco de Quito, pueden homologar hasta tres materias. Si alguien estudia ingeniería lo hace con la carga horaria de física. Si es de medicina se aplica lo que aprendió en biología, por ejemplo.

De los 8 000 jóvenes que se preparan allí, el 30% corresponde a chicos con ese tipo de formación en el Bachillerato.

Uno de ellos es Martín De la Cruz, de 22 años, quien se graduó en la Unidad Alberto Einstein, de la capital, en el 2013. Cursa el séptimo nivel de publicidad y cuenta que pudo revalidar lo estudiado en economía y exonerarse en inglés.

“No tomé asignaturas que ya recibí en la secundaria”, comenta el joven, a quien le falta un semestre para egresar.

Más de 200 planteles del país tienen el programa del diploma, para chicos de 16 a 19 años, que cursan los dos últimos años. De estos, 58 son privados y 201 públicos, donde la inversión del Ministerio de Educación por alumno, en dos ciclos, segundo y tercero, es USD 3 800.

Del 2011 a julio del 2017, 6 047 estudiantes que siguen Bachillerato Internacional (BI) se graduaron en colegios fiscales. Pero solo 1 143 obtuvieron ese diploma, es decir el 19%. Esto tras obtener el puntaje requerido (mínimo 24 sobre 45 en dos quimestres).

A 4 904 les dieron certificaciones, ellos obtuvieron el Bachillerato General Unificado, no el Internacional. Acreditaron las materias que escogieron.

No todos los planteles cuentan con los tres programas del diploma que oferta la Organización Internacional (OBI). Se trata además del de la escuela primaria, para chicos de 3 a 12 años. Y, el de años intermedios, de 11 a 16.

Según la OBI, había 1,3 millones de graduados con el diploma, en más de 140 países, desde 1968 hasta mayo del 2015. En la Asociación Ecuatoriana de Colegios Privados con Bachillerato Internacional (Aseccbi) no hay un detalle histórico del número de diplomados.

En Ecuador, la USFQ homologa los estudios de quienes tienen ese título.

En buena parte de las universidades particulares no hay convalidaciones de asignaturas.

A escala global, más de 500 universidades acogen a quienes se graduaron con el BI.

Patricio Cevallos es secretario ejecutivo de la Aseccbi. Informa que ese título es muy provechoso para quien busca prepararse en el exterior.

Los estudiantes pueden ingresar a niveles más avanzados de las carreras en las que se preparan o de cursos de idiomas como inglés y francés. En ciertos casos hasta les es posible aplicar a becas.

Pero hay otras ventajas, según Mónica Franco, vicerrectora de Vinculación de la U. Santiago de Guayaquil. Los graduados bajo ese currículum internacional adquieren un perfil que los distingue.

Detalla que se expresan y escriben de forma más clara, resuelven problemas matemáticos y se forman como indagadores y críticos. Estas destrezas se potencian -añade- en la universidad y después se vuelven profesionales proactivos.

Eso busca Martín T., de 17, quien cursa el último año del Colegio Martím Cereré. Él y cuatro compañeros darán el examen de mayo 2018, que es homologado y se rinde en papel, en los planteles con BI del mundo.

Unos 61 estudiantes de tercero de bachillerato del Martím Cereré solo recibirán certificaciones. No quisieron someterse a la evaluación que les permite alcanzar el título internacional, según Patricio Noboa, coordinador.

Mis amigos no creen -relata Martín- que el diploma sea útil. Él sí seguirá mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey en México, en donde el semestre cuesta USD 6 000. Si no consigue ingresar buscará una universidad ecuatoriana.

Estudiantes con metas similares asisten a otros planteles como el Liceo del Valle. Daniel S. busca cupo en el mismo centro en México, para estudiar ingeniería civil.

Allí, cada año, unos 22 aspirantes buscan superar los exámenes para obtener el diploma internacional. Esto en función de políticas internas de admisión: alcanzar 8 sobre 10 puntos al final de segundo año de Bachillerato, mostrar actitud de esfuerzo relacionada a las exigencias educativas, etc.

De los 150 alumnos que han rendido el test del Liceo, desde el 2009 hasta este ciclo, el 85% consiguió el título internacional. La pensión es de USD 470 y abarca costos de aranceles. En el país, el promedio de las mensualidades en los centros con BI es de mínimo USD 500.

En el Colegio Alberto Einstein, todos los 50 chicos que cursan el último año de bachillerato se preparan para la prueba. Desde 1995, cerca de 1 100 se graduaron bajo esa modalidad. El 90% logró diplomarse. Así lo sostiene su rector, John Gillespie.

En la Academia ISM, siete promociones del BI se han incorporado desde hace siete años. En julio 2017, 104 estudiantes egresaron. Y, 35 de 50 inscritos para rendir el examen del diploma, lo superaron.

De otro lado, desde el Ministerio de Educación se busca firmar convenios con universidades públicas. El fin es favorecer a graduados con BI de planteles fiscales. Esto según Xiomar Torres, subsecretaria de Fundamentos Educativos.

Kevin Rosero, de 18 años, obtuvo su diploma en el Colegio Montúfar, en junio. Le gustaría ingresar de forma directa a universidades públicas. Es decir sin rendir el Ser Bachiller. También que les proporcionen ayudas financieras para estudiar en el exterior.

Esto por las exigencias del BI. En el Colegio Fiscal Hipatia Cárdenas, hay 15 alumnos en esa modalidad de estudios. Inician clases a las 07:15 y salen a las 15:00. Los sábados cumplen con tareas comunitarias.

Óscar Portilla Vergara, su coordinador, dice que la aspiración era sumar más interesados en el programa. Pero hubo chicos que no aceptaron aunque eran de los más destacados. Consideran que el esfuerzo no es recompensado. Él también cree que se debe reconocer esa formación y dejar que accedan a cupos en la ‘U’, sin rendir el Ser Bachiller.

En contexto


En Ecuador, el programa de Bachillerato Internacional funciona desde 1981, cuando lo implementó la Academia Cotopaxi. Luego se sumaron otras unidades educativas como el Alberto Einstein de Quito. En el sistema fiscal, la modalidad comenzó en el 2011.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (4)