16 de junio de 2017 20:35

Un concierto recordará los inicios del punk rock en Quito

Las bandas Lokos por la pega y Resiliencia tocarán temas propios en el concierto el sábado 17 de junio del 2017. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO.

Las bandas Lokos por la pega y Resiliencia tocarán temas propios en el concierto el sábado 17 de junio del 2017. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Soraya Quillupangui

Un foro, la presentación de un libro y una ‘tocada’ de bandas quiteñas, serán la tónica del evento Vieja guardia: ruido y oralidad para un sol de medianoche que se realizará en el bar Old N°7 Brand (avenida Atahualpa y Ulloa, sector de la UTE) el próximo 17 de junio del 2017 en Quito. En él. la historia del ‘punk’ será contada desde sus propios actores en la cita que comenzará a partir de las 15:00.

En los 80 aparece Los descontrolados, una banda guayaquileña, pionera en el género punk, pero en los 90 se consolida como movimiento en Ecuador y surgen bandas como: No toquen, Enemigo Público y Mortal Decision, entre otras. El ‘parche’ empezó a ser visible en algunos barrios de Quito, los ‘punkys’ comenzaron a reunirse para compartir su ideología y música; para identificarse. Esa década fue fundamental para el establecimiento en el país del género musical, según Tino Enriquez, vocalista de Enemigo Público.

Con títulos y letras cargados de ironía sobre aspectos del orden social, político y cultural ecuatoriano, bandas de punk rock emergieron en los 90, y el movimiento comenzó a tomar fuerza y es de ese proceso del que se hablará en el foro.

Santiago Cadena, uno de aquellos punks que es parte de la ‘vieja guardia’, comentó que en el conversatorio abordará las temáticas políticas de aquella escena de los 90 así como las tendencias surgidas entorno al movimiento como: la violencia, los discursos de actitud de Hazlo Tu Mismo (HTM) y contracultura, la desobediencia al servicio militar obligatorio, las detenciones y asedio de las fuerzas del orden y, por su puesto, la contracultura con música de compases rápidos y duraciones cortas.

“Se abordará todo lo que el Internet no logró atrapar de una época donde la solidaridad, el apoyo mutuo y una suerte de sentirse miembro de una tribu urbana como el punk comenzó a dibujarse a partir de los 90. Se contará anécdotas de conciertos, la época fanzinera (revistas hechas a mano con retazos de periódicos y a veces escritas con máquinas de escribir), la participación en manifestaciones y derrocamientos de gobierno…”, dijo Cadena.

En el evento habrá micrófono abierto para que todos los participantes cuenten su propia historia relacionada con el punk.

Además, se realizará la presentación del libro ‘A la mesa de los príncipes’ de Fredy Ponce, conocido como Siko. “La idea de compartir el libro en un evento musical nace por las ganas de reunir a antiguos amigos y para dar a conocer una nueva alternativa ideológica y musical”, señaló Siko.

El libro cuenta de manera anecdótica sus experiencias, comparte una suerte de situaciones personales en algunas ciudades del mundo, momentos con la música y drogas, y su encuentro con Dios para superar las dificultades que se le presentaron durante su paso por algunas prisiones en Ecuador.

En el mismo evento se presentarán dos bandas, una de punk rock y otra de rock and roll. Efraín Ochoa, Carlos Defaz, Byron Morocho y Freddy Ponce conforman Resiliencia y presentará una nueva propuesta de punk rock con sus canciones: Águila solitaria, En el desierto y Cocaína, entre otras.

El rock and roll lo pondrá la banda Lokos por la pega, formada en el 2003 e integrada por Sebastián Mosquera, Pablo Jácome y David Castillo que tocarán: Vamos todos al bar, Barbie, Playeros, Reverendo, entre otras composiciones.

En el libro ‘La historia del punk: El movimiento juvenil que transformó la escena musical y social del mundo’ de Phil Storngman se escribe que en el Reino Unido y EE.UU. ya había cobrado fuerza desde los años 70 y una década más tarde ya surgía en Ecuador.

La ideología de los ejecutores busca constantemente transgredir los cánones del sistema que los rodea. Muchas veces, pero no en todos los casos y tampoco es una norma, esto se ve reflejado en el ‘look’ que proyectan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)