24 de junio de 2014 19:42

La Casa de las Posadas funcionó como hospedaje para comerciantes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Un patio empedrado que servía para que descansen las acémilas reina en el centro de la Casa de las Posadas, de Cuenca. Espacio que desde el 2006 funciona como galería.

Esta edificación de estilo colonial que data de 1760 y que es parte del Patrimonio de la capital azuaya, se encuentra en el barrio de San Sebastián, en la calle Gran Colombia 17-44 y Baltazara de Calderón

Un portal de 8 metros de frente, tres puertas de madera, pilares de madera y un balcón forman parte de la fachada. Por un zaguán de piso de ladrillo se ingresa a la casa que servía como lugar de posada para las personas que viajaban a la Costa.

Víctor Farfán vive al frente de la Casa de las Posadas. A sus 66 años mantiene en su memoria el recuerdo de las personas que ingresaban montadas en sus animales a la casona y que pasaban la noche en alguno de los 10 cuartos que estaban alrededor de la planta baja.

En la pared de adobe del primer piso de la casa se cuenta parte de la historia de esta casa. Allí se detalla que en 1760, el sacerdote José Antonio Rodríguez empezó su construcción de una planta.

Interior de la Casa de las Posadas que en tiempos pasados sirvió de hospedaje para comerciantes y personas que viajaban a la Costa. Foto: Xavier Caivinagua/EL COMERCIO

Interior de la Casa de las Posadas que en tiempos pasados sirvió de hospedaje para comerciantes y personas que viajaban a la Costa. Foto: Xavier Caivinagua/EL COMERCIO

Con el paso de los años en 1860, Agustín Bernal y Eudoxia Picón compraron el inmueble y lo acondicionaron como hospedaje para los comerciantes de diferentes provincias del país y hasta de Perú.

Otra de las vecinas del lugar, Luz Galarza (59 años), recuerda que los dueños de la casa solían cocinar mote y fréjol y compartían con la vecindad.

En la primera planta de la edificación también hay un árbol de capulí y una piedra de moler granos. En el patio de atrás esta un árbol de nogal.

Desde la restauración en la primera planta funciona una biblioteca, el área administrativa y las salas para las exposiciones que realizan diferentes artista de la ciudad y del Ecuador.

De acuerdo a datos históricos el arqueólogo Ross Jamieson en el patio trasero de la casa, hay un horno de cerámica. Se presume que en la casa durante inicios del siglo XX se efectuaron tareas de alfarería.

Por 20 escalones de piedra y madera se ingresa a la segunda planta del inmueble. En el primer descanso de las gradas está la imagen de la Virgen del Carmen, pintada por un autor anónimo, dando la bienvenida a los visitantes.

En esta segunda área esta una sala para audiovisuales y otras áreas para exposiciones. La Casa de las Posadas está abierta de lunes a sábado de 09:30 a 17:30, la entrada es libre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)