5 de octubre de 2017 15:03

El barco Alucia saca de su 'escondite' a criaturas marinas aún desconocidas

Alucia es un barco de 56 metros diseñado para la exploración de los océanos. Foto: EFE

Alucia es un barco de 56 metros diseñado para la exploración de los océanos. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE

Peces de cabeza transparente, calamares gigantes o criaturas que lanzan destellos como medida de defensa viven fuera de la vista de los humanos en lo más profundo del océano, pero la nueva tecnología a bordo del barco Alucia permitió sacarlos de su "escondite" y mostrarlos en un documental.

Para realizar Planeta Azul II, la secuela de la serie de Historia Natural que la BBC produjo hace 16 años, han sido vitales los avanzados equipos tecnológicos y científicos del Alucia, un barco de 56 metros diseñado para la exploración de los océanos, que esta semana estuvo atracado en Fort Lauderdale (sur de Florida).

A lo largo de cuatro años un equipo de la cadena británica de radiotelevisión realizó junto a científicos 125 expediciones oceánicas en distintos continentes, en las que pudieron ser testigos del comportamiento de supervivencia de algunas especies, como los jardines de corales que florecen en la más absoluta oscuridad.

A bordo de los dos submarinos que posee el Alucia (Triton 3300/3 y Deep Rover 2) estuvieron en inmersión 6 000 horas en las que pudieron capturar imágenes cautivadoras.

"La luz frontal y lateral de los submarinos nos facilita obtener imágenes más artísticas, que resaltan la belleza del fondo marino", afirmó James Honeyborne, productor ejecutivo del documental, que consta de seis episodios, a los periodistas que visitaron el barco.

Los sofisticados submarinos del Alucia tienen forma de "esferas perfectas" para soportar la presión, lo que posibilitó a científicos y productores del documental descender a una profundidad de mil metros.

"Somos los primeros en bajar, con un submarino tripulado, mil metros", afirma orgulloso el productor de Planeta Azul II, Mark Brownlow, quien también recuerda como una de las más impactantes expediciones del proyecto la realizada en la Antártida, donde pudieron comprobar cómo el cambio climático está calentando el agua más fría del planeta.

El barco pertenece a Alucia Productions, una entidad sin ánimo de lucro que se asocia con medios audiovisuales, instituciones de investigación y organizaciones de defensa de la naturaleza para organizar expediciones al océano.

A bordo de los dos submarinos que posee el Alucia estuvieron en inmersión 6 000 horas en las que pudieron capturar imágenes cautivadoras del océano. Foto: EFE

A bordo de los dos submarinos que posee el Alucia estuvieron en inmersión 6 000 horas en las que pudieron capturar imágenes cautivadoras del océano. Foto: EFE

A bordo de los submarinos el equipo de cámaras Benthic, de última generación, permite capturar contenido de 6k y controlar la inclinación, el enfoque manual, la exposición y el zoom, incluso a 1 000 metros de profundidad.

Desde la sala de control no solo se monitorea la localización del submarino, sino que también se obtienen datos de la temperatura del agua y de las condiciones del fondo marino, que son de gran utilidad para los científicos.

"A pesar de no tener móvil, GPS o wifi", bromea Honeyborne, desde el submarino se puede mantener conversaciones con el equipo en la superficie e incluso "escuchar los chasquidos de los delfines", añade.

"Gracias a los radares del Alucia pudimos encontrar una de las zonas más profundas de cabo Cañaveral (noreste de Florida), donde localizamos unos arrecifes desconocidos hasta ahora y que no tenían constancia en los mapas", comentan los responsables de esta sala.

El barco dispone de un helipuerto para una aeronave, con la que se "ayuda a localizar animales desde el aire", pero además varios drones siguen el recorrido de los delfines y las ballenas.

El documental Planeta Azul II muestra cómo los científicos, además de descubrir criaturas "alienígenas", como cangrejos cubiertos de pelo que se alimentan de sulfuro de hidrógeno, hallan un lago de agua salada cuyo contacto produce en las especies reacciones tóxicas.

Para Orla Doherty, una de las productoras, entre lo más "impresionante" fue ver las erupciones volcánicas en las profundidades del mar -"parecía que estábamos en otro planeta"- y descubrir peces que desarrollan extremidades para moverse.

Alucia, que ha recorrido Australia, Galápagos (Ecuador), Chile, Antártida, el Golfo de México, Noruega, o Suráfrica, entre otros países, partirá dentro de una semana a Cuba para explorar, junto a científicos cubanos, los arrecifes del fondo marino.

Este trabajo de investigación de la BBC no se limita solo a mostrar especies desconocidas en su hábitat, sino que quiere poner el acento en el deterioro de los ecosistemas marinos, los cuáles se ven afectados por el ser humano y el cambio climático.

"Ver como los océanos están siendo destruidos duele", lamenta el jefe del equipo científico de Alucia Productions, Vincent Pieribone, que advierte: "si no lo arreglamos rápido, tendremos un problema".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)