23 de marzo de 2018 00:00

Los Awá identificaron cuatro amenazas para sus territorios

La comunidad de El Baboso estáubicada en el suroccidente de la provincia de Carchi. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

La comunidad de El Baboso estáubicada en el suroccidente de la provincia de Carchi. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las actividades mineras son consideradas la principal amenaza del territorio Awá, formado por 120 000 hectáreas ubicadas en las provincias de Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos. Al menos así lo consideran los líderes de esta nacionalidad indígena.

Otros factores externos que han tenido que enfrentar los Awá son los trabajos que realizan las empresas palmicultoras. Ellos, dicen los Awá, contaminan los recursos hídricos y la tierra. Otras amenazas son la invasión de colonos, que buscan tierras para tareas agropecuarias, y los extractores ilegales de madera, que destruyen los bosques nativos.

Esos temas fueron analizados en el Consejo Ampliado de Presidentes de las comunidades, que se realizó a finales de febrero pasado.

A la cita, que se desarrolló en la localidad de El Baboso, en el cantón Tulcán (Carchi), asistieron 40 representantes de 22 centros comunitarios y cinco poblados en proceso de legalización, que forman la Federación del Centro Awá del Ecuador (FCAE).

“Queríamos conocer detalles para armar una agenda que permita fortalecer el proceso de organización”, explica Florencio Cantincuz, presidente de la FCAE.

En esta última asamblea se ratificó el rechazo a todo proyecto minero que se realice en el territorio ancestral, como ya se acordó en la asamblea general que se realizó el 30 de julio del año anterior.

“Los buscadores de oro han ingresando a nuestro territorio sin solicitar permiso”. Así lo denuncian Jesús Nastacuaz, habitante de La Guaña, de Carchi, y Freddy Taicuz, del caserío Río Bogotá, de Esmeraldas.

Y aunque la minería preocupa a los Awá, no es la única problemática que enfrentan. Los 228 habitantes de la comuna Guadualito, asentada en la provincia de Esmeraldas, han sido testigos de la destrucción paulatina de la biodiversidad de esta zona tropical.

Felipe Cuajivoy, líder de esta localidad, asegura que los peces han desaparecido de los ríos, al igual que los animales del monte, como el ratón liso y el guatín, que servían de alimento para los comuneros.

Para Cuajivoy, el problema tiene relación con los agroquímicos que se utilizan en las plantaciones de palma africana, que rodean al poblado de Guadualito. Los desechos, asegura, van a parar a los afluentes de su territorio.

Por ello, mantienen una demanda judicial desde hace 16 años, apoyados por la comuna afroecuatoriana de La Chiquita, con la que exigen la reparación ambiental de toda la zona que ha resultado afectada.

Estos peligros significan un riesgo para la denominada Reserva Forestal Awá, en la que aún se encuentran árboles de yalte, chanul, chanilillo, copal, sande, entre otras variedades del bosque primario.

En Río Tigue, Carchi, sienten también que la llegada paulatina de colonos en busca de tierras cultivables es otro de los peligros. El vicepresidente de esta zona, Daniel Guanga, dice que más de una vez han frenado los intentos de invasión de gente que llega desde provincias como Imbabura, Loja o Pichincha.

Estas amenazas externas han obligado a varias familias de la etnia a buscar nuevos ­rumbos dentro de la provincia de Sucumbíos.

Daniel Ordóñez Pascal, líder del sector, cuenta que hay cuatro comunidades Awá en la Amazonía: Jesús del Gran Poder (en proceso de legalización de tierras), La Carchi, 24 de Mayo, El Recodo y Santa Marianita, que no poseen un territorio propio.

La Reserva Forestal Awá cumple dos funciones básicas. Uno de sus fines es social, porque garantiza un espacio para que esta nacionalidad pueda vivir de acuerdo con su cosmovisión. El otro objetivo es la conservación de la vida silvestre que allí habita.

Con el tiempo, las tareas tradicionales de caza y pesca se reemplazan por la agricultura; se cultivan naranjillas, plátano, caña de azúcar, maíz, entre otros productos.

La semana anterior estaba prevista una nueva reunión del Consejo Ampliado, para afinar una agenda de trabajo, antes de una cita que pedirán a la Presidencia de la República para hablar de estas amenazas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)