14 de noviembre de 2016 00:00

Aplicaciones móviles para monitorear la diabetes

Los infantes y adolescentes utilizan aplicaciones para aprender sobre esa condición y para llevar un registro de sus glucemias. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Los infantes y adolescentes utilizan aplicaciones para aprender sobre esa condición y para llevar un registro de sus glucemias. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 4
Paola Gavilanes

Génesis Espinoza, de 11 años, descubrió que tiene diabetes tipo I hace un año y medio, y desde ese instante es ella quien mide el nivel de glucosa en su sangre y se inyecta insulina para mantenerse estable.

Lo hace con la guía de aplicaciones móviles. Aprendió a utilizarlas después de mantener varias charlas con sus padres y con especialistas.

La infante, según sus padres Gabriela Guerra y Luis Espinoza, entendió su condición y la importancia de llevar el diario de glucemias (medida de concentración de glucosa libre en la sangre): le evita mareos y hasta convulsiones.

De acuerdo con María José Holguín, directora de programas sociales en la Fundación Diabetes Juvenil Ecuador, el control glucémico permite al especialista llevar un mejor control de la enfermedad y corregir detalles en caso de ser necesario para evitar complicaciones.

Al inicio, cuenta Génesis, registraba sus apuntes en un cuaderno. Era entretenido, pero luego se complicó porque las notas se perdían, se le manchaban de sangre. El último registro fue devorado por su perro.

Luego de esa anécdota, la familia Espinoza Guerra se valió de una aplicación para teléfono celular para registrar las mediciones de glucosa, las dosis de insulina y los carbohidratos que consume la menor durante el día. Se trata de Social Diabetes.

¿El resultado? Información mejor organizada y “lo mejor de todo es que te recuerda la hora en la cual debes volver a medirte el nivel de glucosa”, contó Guerra.

El sistema de esa ‘app’ ajusta la dosis de insulina en tiempo real y de forma eficaz, a partir del recuento de hidratos de carbono y de los niveles de azúcar en sangre.

La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no la utiliza eficazmente. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. La falta de control produce hiperglucemia, que afecta a órganos y sistemas.

La diabetes tipo I se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esa hormona. La tipo II, en cambio, se debe a la utilización ineficaz de la insulina y en gran medida, al sobrepeso y sedentarismo.

Holguín, también nutricionista y educadora, añadió que ciertas aplicaciones permiten almacenar gran cantidad de información. Recordó, sin embargo, que el especialista requiere en cada consulta el registro de las últimas 24 horas.

Los padres de Génesis están contentos con el servicio que presta esa aplicación y por eso se la recomendaron a Moisés Sánchez, un joven de 17 años. “Me es superútil porque hay días que tengo full deberes y trabajos y me olvido de medirme el nivel de la glucosa”.

Otra ventaja de las aplicaciones, de acuerdo con la especialista, es que “acompañan al paciente a todas partes, ya que los chicos pasan gran parte del tiempo con sus celulares”.

Sánchez contó que antes de Social Diabetes utilizó una que podía descargarla en su iPhone, pero que estaba en inglés. Esa misma traba encontró la familia Espinoza Guerra.

La recomendación de Holguín es que los padres seleccionen aplicaciones que sean validadas por la Federación Internacional de Diabetes y que sean de fácil comprensión.

Esa organización publicó a finales del 2015 que 542 000 niños padecen diabetes tipo I y que 415 millones de adultos tienen diabetes y que para el 2040 se espera que la cifra ascienda a 642 millones. En Ecuador, de acuerdo con cifras publicadas por el INEC en el 2013, la diabetes y enfermedades hipertensivas fueron las principales causas de muerte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)