2 de December de 2013 16:25

10 alimentos que debería incluir en su dieta si está embarazada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Si ya se prepara para ser mamá, lo más recomendable es que lleve un mejor control de su alimentación para que puedas recuperarse más rápido después de concebir. La ansiedad le puede impulsar a comer descontroladamente, pero recuerde que esta etapa no es una excusa para alimentarse mal y en exceso.

Los expertos señalan que recién a partir del tercer mes se debe incluir 300 calorías más a la dieta diaria, y de preferencia con alimentos de fácil digestión que tengan un alto contenido de ácido fólico, hierro, calcio y ácidos grasos Omega 3.

La nutricionista Adriana Carulla señala además que “lo importante es que las comidas sean variadas, nutritivas, bajas en condimentos, con pocas frituras y de sabor suave, y que permitan aumentar un peso saludable al final del embarazo, entre 8 y 12 kilos, que favorezcan a la madre y a su hijo”.

En el portal BabyCenter, presentó diez alimentos que no deben faltar en su régimen durante este feliz periodo.


Contenedor de tips

Huevos

[[OBJECT]]

El huevo contiene la proteína de mayor calidad después de la leche materna. ¿Por qué es importante esto? Pues porque las células del cuerpo del bebé en formación están hechas de proteínas y su propio organismo las necesita para el crecimiento y reparación de la placenta, el útero y sus senos. Por si fuera poco, la colina contenida en la yema del huevo contribuirá a la salud y desarrollo del cerebro de su pequeño.

Salmón

[[OBJECT]]

Lo necesita por su alto contenido proteico y porque es una buena fuente de Omega 3. El salmón es especialmente recomendable pues es un pescado con bajas cantidades de mercurio; pero de todas formas, si está embarazada debería consumir un máximo de 350 gramos a la semana para evitar ingerir un exceso de este mineral.

Frejoles

[[OBJECT]]

Durante el embarazo sus intestinos se ponen un poco ociosos y puede sufrir de estreñimiento y hemorroides, por lo que la fibra de los frejoles será de gran ayuda. Además, estas menestras son ricas en hierro y folato (componente que en su forma artificial se denomina ácido fólico), calcio y zinc. Se sugiere acompañarlos con alimentos ricos en vitamina C para que su cuerpo absorba mejor el hierro que contienen.

Camote

[[OBJECT]]

Los carotenoides que otorgan el color naranja a los camotes son transformados en el organismo en vitamina A. Además, estos tubérculos proveen vitamina C, folato y fibras.

Avena y cereales integrales

[[OBJECT]]

Le ayudará a sentir más energía y a prevenir el estreñimiento gracias a su alto contenido de fibra. Los cereales andinos como la quinua (que es en realidad un ‘pseudocereal’), la kañihua y la kiwicha también le ayudarán a mantenerse activa y muy saludable.

Nueces

[[OBJECT]]

Son un snack muy rico en nutrientes y en Omega 3. Puede comerlas en pequeñas porciones entre comidas para calmar la ansiedad y los antojos. Verá que se sentirá satisfecha y contribuirá a la salud de su bebé. Combine las nueces con todos los otros alimentos que necesita.

Yogur natural

[[OBJECT]]

Es más fácil de digerir que la leche y, gracias a los probióticos, ayuda a tener una buena digestión y a fortalecer sus defensas naturales. Es muy importante que consuma alimentos ricos en calcio como el yogur pues, de lo contrario, su organismo lo extraerá de sus huesos y dientes para que no le falte a su pequeño.


La col

[[OBJECT]]

La col tiene vitaminas A, C y K, además del indispensable ácido fólico. Sáquele el mayor provecho consumiéndola lo más fresca que pueda. Ahora que se acerca la Navidad, no deje de incluirla en sus guarniciones.


Carnes magras

[[OBJECT]]

Estas le proporcionan proteína y hierro, dos nutrientes fundamentales durante el embarazo. Pero ya que las carnes rojas pueden contener mucha grasa, lo ideal es que elija cortes magros como el lomo o el matambre.


Arcoiris de frutas y verduras

[[OBJECT]]

Los diferentes colores de los alimentos vegetales indican que estos son ricos en distintos tipos de vitaminas, minerales y antioxidantes. Además, durante la fase final de su embarazo el bebé podrá ‘probar’ a través del líquido amniótico los alimentos que consume, lo que significa que si se los das desde que está en la barriga, cuando los coma durante sus primeros años conocerá y disfrutará más de su sabor.





Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)