Tema
Antonio Rodríguez Vicéns
martes 16/05/2017
¿Un ‘nuevo estilo’?
El prematuro optimismo que han expresado algunos sectores ciudadanos por la proclamación de un “nuevo estilo” para gobernar me parece ingenuo: más importante y trascendente es un cambio de contenido. El país ha soportado, durante los últimos diez años, la imposición arbitraria y antidemocrática de un proyecto político cuyos representantes continuarán en el poder. El cambio que se requiere no debe ser superficial: chistes de mal gusto en lugar de insultos, un supuesto respeto en lugar de la descalificación o la apertura a un diálogo infructuoso en lugar de la intransigencia. Todo lo contrario: es imprescindible un cambio de rumbo, de procedimientos y de objetivos. Es una imperiosa y urgente necesidad histórica.
martes 25/04/2017
Un ensayo sobre la imbecilidad
Aaron James, doctor en filosofía por la Universidad de Harvard y profesor de la Universidad de California, Irvine, publicó el año pasado un ensayo, ‘Idiotas: una teoría sobre Donald Trump’, en el que busca desentrañar y sistematizar las características más notorias del “político imbécil”, aplicables a muchos otros de la escena mundial. James parte de una hipótesis: “En mi opinión no existe un Trump ‘real’. Lo que sugiero aquí es una modesta teoría sobre su persona: es a la vez un hombre espectáculo, un maestro del menosprecio, un payaso bobo sin ninguna consideración cívica, sexista, racista, xenófobo, aquejado de ignorancia selectiva, autoritario, demagogo, una amenaza para la república y un imbécil”.
martes 11/04/2017
¿Por qué, aquí y ahora, Montalvo?
He leído a Juan Montalvo, nacido el 13 de abril de 1832, a lo largo de los años, desde mi adolescencia, con enorme provecho: me he beneficiado de su erudición para guiar mis lecturas, he disfrutado de su estilo apasionado y directo y he gozado con su bello manejo de nuestro idioma, su “segunda religión”, según afirma. Después de la difusión de ‘Juan Montalvo por él mismo’, un trabajo de recopilación nacido de esas frecuentes lecturas, me han preguntado por qué he publicado, aquí y ahora, un nuevo libro sobre el gran ensayista ambateño, sin duda nuestro más importante escritor del siglo XIX. No sé qué sentido pueda tener esa pregunta. ¿Acaso significa que debemos olvidarnos de su vida ejemplar y de sus obras?
martes 04/04/2017
Sonrío con tristeza...
El día ha sido tenso. La incertidumbre, como un viento imperceptible, ha rondado por todas partes. Las preguntas, nacidas desde el fondo, acuciantes e íntimas, no han tenido respuesta. La jornada electoral ha terminado. Estamos reunidos en una pequeña sala, frente a la televisión, expectantes. En los ojos, ávidos e interrogantes, hay una luz de esperanza. Pero los resultados anunciados cambian sorpresivamente. Es lo previsible. Después de una campaña desigual, con todos los instrumentos en posesión del estado utilizados a favor de la candidatura oficial, con distorsiones y manipulaciones, con calumnias infamantes, no era posible confiar con certeza en el triunfo del candidato de la oposición. Afuera, la noche -con sus sombras, su oscuridad y su frío- va llegando. Las luces de los edificios se multiplican. Alguien, quizás para romper el silencio, me pregunta, casi sin voz, qué opino de Moreno. No doy una respuesta. Callo.
martes 21/03/2017
No renunciar a ser ciudadanos
Todo país requiere, como condición vital para la construcción y consolidación de una verdadera democracia, la participación positiva e interesada, consciente y responsable, de sus integrantes. Estamos inmersos en sus problemas, en sus necesidades, en sus triunfos y fracasos: somos, como individuos, su núcleo fundamental y el centro gravitante de su actividad. Todo lo que sucede en él, bueno o malo, beneficioso o perjudicial, nos afecta. La solidaridad -el pensar en los otros, el entregarnos a los demás- no debe limitarse a los momentos de crisis: debe ser la expresión de una actitud permanente. El futuro -el de nuestra sociedad y el nuestro- dependerá de lo que hagamos o dejemos de hacer.
martes 14/03/2017
No tendrán mi odio
Quienes insultan y denigran, ¿no comprenden que están dañando el honor ajeno? Quienes propagan el odio y el resentimiento, ¿no comprenden que están incentivando un absurdo enfrentamiento entre grupos humanos? Quienes persiguen y reprimen desde el poder, usando medios que la sociedad les ha otorgado para fines distintos, ¿no comprenden que están negando la libertad y sembrando miedos e incertidumbres? Quienes asesinan a nombre de una idea, de una religión o del estado, ¿no sienten el dolor de sus víctimas ni comprenden que atrás de cada vida hay otras -las de padres, hermanos, hijos, amigos-, con sus historias sencillas y vitalmente solidarias, que sufrirán su ausencia y se hundirán en la angustia y el desconsuelo?
martes 07/03/2017
Egolatría, mentira y soberbia
El Ecuador ha sido bendecido: tiene un hombre providencial, infalible, insustituible e invencible, cuya ausencia lamentará muy pronto. Quien llegare a sustituirlo, salvo si fuere el candidato oficial, heredero por ósmosis de sus excelsas virtudes y sus milagrosas e inmarcesibles ideas, quebrará al país en tres meses. Aunque está convencido del triunfo electoral, pensando en “escenarios improbables”, con su enredado y pedestre manejo del idioma, ha profetizado: “En lo poco que puedan hacer, quiebran el país y verán que en un año estarán pidiendo elecciones anticipadas, que la Constitución lo permite y con la muerte cruzada, y tendré que volver a presentarme en elecciones y vencerlos nuevamente”.
martes 21/02/2017
Ciudadanos y elecciones
Ortega y Gasset, en un corto artículo publicado el 27 de noviembre de 1923, sostenía que la raíz y la causa de las características de un régimen político están “en los gobernados, no en los gobernantes”: el cinismo, la mentira, la incompetencia, la ilegalidad, la corrupción y el caciquismo forman parte de nuestra sociedad. Es pernicioso entonces pretender pensar que el ciudadano común -el no político- es virtuoso, y que los males sociales proceden de un reducido grupo claramente identificado: el de los políticos. Los políticos no son más que un trasunto de la gran masa nacional. Nacen, se forman y surgen en el pueblo. El pueblo los elige. “El pueblo los ha hecho, los ha seleccionado, los ha dirigido, los ha moldeado”.
martes 14/02/2017
Antes de las elecciones
El socialismo del siglo XXI, ese movimiento político autoritario, indefinido y difuso, doctrinariamente amorfo y con la pretensión demagógica de conciliar pensamientos antitéticos, que se impuso con malhadada eficacia en varios países latinoamericanos, ha utilizado los mecanismos que proporciona la democracia (elecciones y consultas populares, por ejemplo) para degradarla y, en última instancia, controlarla y destruirla. En un proceso minuciosamente planificado, mediante pequeños golpes de estado sucesivos, camuflados con una falsa legalidad y defendidos con una publicidad alienante y maniquea destinada a ciudadanos desinformados o indiferentes, ha logrado la demolición de las instituciones y la conculcación de derechos y libertades. Aprovechando su debilidad y distorsionando sus principios, ha demostrado la trágica paradoja de la democracia.
martes 07/02/2017
Degradación legislativa
Escribo este artículo basándome en mi experiencia personal como abogado y como legislador: la labor legislativa -tramitar, elaborar y aprobar leyes- es compleja y difícil e implica una grave responsabilidad. La ley, que busca regular las actividades del estado y la sociedad y garantizar los derechos y los actos de los ciudadanos, debería trascender del simple y concreto interés personal o de grupo. Quienes la dictan deberían anhelar convertirla, en lo posible, en un instrumento eficaz e idóneo para ordenar las relaciones sociales y buscar el bien común. No todos los ciudadanos, contrariando una equivocada interpretación de la democracia, están preparados para ejercer con acierto esa tarea fundamental.
martes 31/01/2017
Un voto útil
Existen confusión, contradicciones y dudas sobre los votos nulos y en blanco.
martes 10/01/2017
Los disfraces políticos
Peter Watson, el extraordinario erudito inglés, en la introducción a su último libro, ‘La edad de la nada’, comienza recordando una anécdota. La policía londinense, en el afán de proteger a Salman Rushdie, condenado a muerte por el ayatolá Jomeini en febrero de 1989, por la publicación de ‘Los versos satánicos’, le sugirió la utilización de una peluca. Con el fin de probar la eficacia de ese disfraz, lo llevaron a recorrer unos grandes y concurridos almacenes. “Todo el mundo se giró, mirándole con expresión sorprendida, y a varios de los presentes se les iluminó el rostro con una amplia sonrisa que en algunos casos acabó por estallar en carcajada. ‘Fíjate’, se oyó decir a un hombre, ‘es el cabrón de Rushdie con peluca’”.
martes 27/12/2016
Aclarando los hechos...
El juicio contra el Banco Pichincha se ha convertido, más que en otras ocasiones, en uno de los temas del debate político. A lo largo de los años, a pesar de comentarios realizados con evidente desconocimiento y con total desinformación, he preferido mantener un prudente silencio. No obstante, transformado hoy en tema público y de discusión general, hay afirmaciones y distorsiones inaceptables, quizás como resultado de una pretendida manipulación, que no puedo dejar de acotar. Es necesario defender la verdad. He leído, por ejemplo, las declaraciones de Rafael Correa, el demandante, en contestación a uno de los candidatos presidenciales: lo que ha dicho, sin fundamentos, es impreciso e incuestionablemente falso.
martes 06/12/2016
Tenemos candidatos
Estamos en campaña electoral. Tenemos ya, lector, ocho ‘presidenciables’. Haciendo un esfuerzo condescendiente, acopiando las virtudes y expurgando los defectos de cada uno, ¿lograremos encontrar un estadista que entusiasme, preparado y con experiencia? ¿No expresan en su mayoría, en conjunto (aunque individualmente acepto y respeto las pocas excepciones), los tradicionales vicios de nuestra política, repetidos con empecinamiento irresponsable: primacía de los intereses particulares sobre los intereses colectivos, irrespeto al orden jurídico y atropello a las leyes, contribución irreflexiva al debilitamiento institucional, carencia de planes y programas claros, improvisación, aventurerismo, demagogia, cinismo, mediocridad…?
martes 15/11/2016
Un prisionero para Carondelet
En mi artículo ‘Trampa, transición y permanencia’, publicado el 26 de octubre de 2010 (hace seis años), anticipé un problema que el próximo presidente tendrá que enfrentar: la ‘revolución ciudadana’ consolidó el control del poder mediante el atropello a las instituciones, las violaciones y las trampas constitucionales y legales. La Asamblea Constitucional de Montecristi, cuya nefasta tarea seguiremos padeciendo, fue un instrumento eficaz. En sus últimos días incorporó subrepticiamente al texto constitucional el denominado ‘régimen de transición’, que fue convertido en el instrumento idóneo para lograr la prolongación de los períodos de sus funcionarios públicos.
martes 08/11/2016
Popper: historicismo y totalitarismo
En ‘La sociedad abierta y sus enemigos’, uno de los libros medulares del pensamiento político del siglo pasado, Karl Popper hizo un análisis extenso y profundo del historicismo y sus corrientes modernas más conocidas: el fascismo y el comunismo. Fue escrito durante un período en que esas dos formas de totalitarismo se encontraban en plena vigencia.”Tomé la decisión final de escribirlo -nos informa- en marzo de 1938, el día en que me llegaron las noticias de la invasión de Austria. La tarea de redactarlo se extendió hasta 1943…” Como punto de partida, de manera sintética, cree que el historicismo “ve al individuo como un peón, como un instrumento casi insignificante dentro del tablero general del desarrollo humano”.
jueves 20/10/2016
Evaluación Constitución 2008
El artículo “Una nueva Constitución” (18-10) de as tiene el mérito que se presta para una valoración. Como producto de sus dos lecturas, Rodríguez sostiene que: “(...)
martes 18/10/2016
Una nueva constitución
Hoy ratifico lo que escribí en agosto de 2008. Una lectura minuciosa, artículo por artículo, de la Constitución concebida en Carondelet y aprobada en Montecristi, con cambios incorporados a última hora con trampa y mañosería, nos permite concluir que es un texto excesiva e improcedentemente extenso, alejado de la más elemental y aconsejable técnica jurídica, poco coherente y sistemático, contradictorio, farragoso, repetitivo, con vacíos incomprensibles pese a su pretendida prolijidad y su reglamentarismo, con novelerías rayanas en la puerilidad y con una redacción ambigua y recargada que, más allá de los ocasionales aciertos, es pedestre, confusa e ilegible. Es un bodrio.
martes 11/10/2016
La fábula de la rana y el buey
Tal vez usted, instruido lector, conoce la fábula de la rana que se hinchaba para intentar parecerse a un buey. La encontré en El Quijote, y muchos años más tarde, en forma casual, en Babrio, olvidado poeta griego que vivió probablemente en el primer siglo de nuestra era. El texto es corto y sencillo: “Un buey, al ir a beber, pisó una cría de sapo. Al llegar la madre -que no estaba presente- preguntó a sus hermanos que dónde estaba el pequeño. -Ha muerto, madre. Hace menos de una hora llegó un cuadrúpedo enorme y allí yace bajo su pezuña, despanzurrado. Y la madre sapo, hinchándose, preguntó si el animal era así de tamaño. -Para, no te infles, le dijeron. Antes reventarás por la mitad que acercarte a su dimensión”.
martes 04/10/2016
La autocondecoración…
En Cristina Fernández condecoraron su propio proyecto: concentración del poder, violaciones constitucionales y legales, arbitrariedades, abusos, mentiras y corrupción. Marcos Aguinis, en ‘El atroz encanto de ser argentinos’, hizo un breve análisis de las características más notables del peronismo, el “fascismo criollo”, que demuestra, a la luz de los acontecimientos que hemos padecido, que algunos procesos políticos, calificados como originales y “revolucionarios” por sus actores, no son más que una burda copia actualizada.. “Luego de tomar el mando -escribe sobre Perón- actuó con la velocidad del rayo para instaurar una suerte de dictadura legalista: se mantendrían las instituciones de la Constitución, pero debilitadas y sujetas a su poder unipersonal”.