Vicente Albornoz Guarderas

Ladrones de esperanzas

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 80

Se vistieron de “amor por los pobres” y juraron privilegiar a los más desfavorecidos. Dijeron e insistieron que eran buenos y generosos y que iban a repartir la riqueza. Obviamente no hicieron nada de eso porque sólo estaban guardando las apariencias mientras ellos mismos se llenaban de privilegios.

Y a pesar de las enormes cantidades de dinero que manejaron, a pesar del altísimo gasto público, no solucionaron algunos de los problemas sociales más graves, mientras que en otros países latinoamericanos sí pudieron progresar (y eso con gobernantes que no disponían de tanta plata ni andaban proclamando a los cuatro vientos su “conciencia social”).

Y cuando se mira algunos indicadores clave, es fácil que la sangre empiece a hervir porque toda esta gente que se dedicó a vender sueños, a vender la ilusión de un mundo mejor y más justo, lo único que hizo fue robar esos sueños a los más pobres, a aquellos que, quizás, eran demasiado pobres hasta para soñar.

Un indicador especialmente preocupante es la mortalidad infantil, donde el Ecuador ocupa uno de los peores lugares en todo el continente americano. En realidad, de los países de América que dan al Océano Pacífico, desde Canadá hasta Chile, pasando por México, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia y Perú, el Ecuador tiene el mayor nivel de mortalidad infantil, con la excepción de Guatemala.

Hace 20 años, Brasil, República Dominicana, Honduras, Nicaragua y Perú estaban peor que nosotros, pero según los datos más recientes de Unicef, todos esos países han mejorado mucho más que el Ecuador y hoy tienen una menor mortalidad infantil que la nuestra. Incluso un país tan “aproblemado” como Venezuela está mejor.

Y esa horrible tasa de 17.8 infantes muertos por cada 1.000 nacidos vivos es una vergüenza para el país, para un país que entre 2007 y 2014 vivió una bonanza petrolera sin precedentes y cuyo gobierno pudo gastar, en ese mismo período, un total de $271.000 millones gracias a los buenos precios petroleros, las altas recaudaciones tributarias y el abundante financiamiento, un gobierno que tuvo tanto dinero (y lo gastó a manos llenas) no pudo solucionar este tema.

Pero eso sí, ese gobierno llenó de choferes y guardaespaldas a todos sus funcionarios altos y medios, aplanó un terreno enorme para una refinería que no existe, compró varios aviones presidenciales, gastó cientos de millones en una universidad que no puede usar sus edificios porque están mal hechos, construyó muchas carreteras con compañías brasileñas y manejó un lindo discurso de solidaridad y amor a los más débiles. Mientras tanto, los más vulnerables de los vulnerables, se morían. Literalmente.