El poder y la prensa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 173

Cada presidente se expresó con claridad. Las ideas de Rafael Correa y de Barack Obama sobre la prensa quedaron patentes durante la VII Cumbre de las Américas.

La opinión pública continental escuchó de viva voz al presidente Correa exponer su tesis de la guerra planetaria contra la prensa. Al Mandatario ecuatoriano le molesta la prensa privada (a la que aquí llama mercantilista). Y suele ser despectivo con las opiniones críticas.

"Cuando las élites latinoamericanas afirman que no existe libertad de prensa, es porque sus medios (...) ya no tienen impunidad para manipular la verdad o porque nos atrevemos a contestarles, a disputarles su hegemonía, aunque es un problema planetario. En Latinoamérica, dados los monopolios de medios, el problema es mucho más grave (...) todos ­coincidimos (...) buena prensa es vital para una buena democracia, pero (...) debemos coincidir en que una mala prensa es mortal para esa democracia y la prensa latinoamericana es (...) muy mala".

Obama replicó: "Quizá el presidente Correa tenga más confianza que yo en la distinción entre la prensa buena y la mala. Creo que hay mala prensa. Sin embargo, sigue hablando esta prensa en EE.UU. (...) Yo no confío en un sistema en el que solo una persona hace esa determinación. (...) Si creemos en la democracia significa que todo el mundo tiene la oportunidad de hablar y ofrecer sus opiniones para defender lo que opina".

Obama también afirmó que las naciones fuertes no tienen miedo a la sociedad civil. Un saludable debate político.