16 de April de 2012 00:05

El legado de libertad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Hoy que la patria vive horas difíciles por la amenaza a la vigencia de la libertad de expresión, recordar a Jorge Mantilla Ortega es una luz que alumbra la lucha por los valores superiores de la civilización.

Jorge Mantilla Ortega, fallecido el 16 de abril de 1979, había nacido apenas un año después de la fundación de Diario EL COMERCIO, acaecida en 1906.

La primera generación de su familia hizo grandes esfuerzos económicos y contrajo una deuda para aportar a lo que, con convicción y buena fe, creyeron que era menester para el desarrollo del país, antes del primer centenario de vida republicana: el aporte del periodismo con visión de progreso y de servicio a la colectividad.

Se trató de una actividad presidida por los valores cívicos y las grandes metas de la consolidación del país. Nunca se trató de poseer solo una imprenta sino de ser canal y vínculo para la cultura, las ideas y el progreso de la nación. A la familia Mantilla nadie le regaló nada y fue con esfuerzo que se labró -desde hace más de cien años de trabajo fecundo y sacrificio intenso- el nombre de un periódico reconocido dentro y fuera del país por su profesionalismo y entrega a las grandes causas: la democracia y la libertad.

Jorge Mantilla Ortega vivió intensamente, por y para el Diario.

Fue cronista deportivo, jefe de Información y Gerente de la empresa. Fundó el vespertino Últimas Noticias y Radio Quito, buque insignia de la radiodifusión ecuatoriana.

La mística y la lucha por la libertad lo llevó a la cárcel en tiempos de despóticos gobiernos y hubo de afrontar la clausura del periódico frente a la intolerancia del poder político a la prensa libre e independiente.

Sus antecesores fundaron el Diario EL COMERCIO. Sus sucesores hoy lo dirigen. Hoy como ayer, los tiempos para el ejercicio pleno del periodismo son difíciles pero la convicción y vocación de servicio a los lectores y la creencia firme en que solamente el ejercicio firme y respetuoso del periodismo libre aportan al debate democrático son principios inmanentes. El debate plural de las ideas hoy se ve amenazado con la pretensión de aprobar una ley de comunicación que busca ser mordaza para sancionar y controlar los contenidos de los medios que no son obedientes del poder y osan criticarlo.

El legado por la libertad de Jorge Mantilla Ortega tiene tanta vigencia como su luz para alumbrar los desafíos tecnológicos de la hora y los tiempos tormentosos que vive el Ecuador del sigloXXI.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)