20 de May de 2013 00:01

ENCARAR EL ASUNTO HUAORANI

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

50 días después de las denuncias de una masacre de 30 indígenas en la selva oriental, el Presidente convocó a distintos sectores a dialogar sobre el asunto al Palacio de Carondelet.

Es una buena señal, después de que en los distintos niveles oficiales se sembraron sospechas sobre la matanza y siempre se la calificó como presunta. El primer dato lo entregó el Presidente de la Federación Huaroani del Ecuador.

La confrontación entre distintas facciones, clanes o familias huaoranis no es nueva y tiene que ver con su condición de pueblos guerreros no contactados o aislados voluntariamente (también sobre la semántica hay otros debates pendientes). El respeto a la pluriculturalidad está consagrado en la Constitución.

La comprensión de esta complejidad no es cosa fácil y la sociedad blanco mestiza no es capaz de entender y asimilar sus profundos laberintos. En primera instancia, las autoridades intentaron investigar como si se tratase de un crimen común como los que azotan calles y ciudades. No es lo mismo. Luego vinieron la negación y el silencio. Se escucharon voces, incluso en las columnas de opinión de este Diario, como las que acaban de ser escuchadas por el Presidente. Las Naciones Unidas piden actuar.

La tarea es ardua y se vuelve indispensable entender las vicisitudes de los pueblos huaroani y los clanes tagaeri y taromenane antes de dar una salida injusta o apresurada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)