Jorge Ribadeneira

¿Vuelve al país el sonado FMI?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 40
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 7
Contento 15

Es uno de los temas de la época, luego de que bajaron los precios del petróleo y se apreció el dólar estadounidense que, por circunstancias de la vida, es desde el año 2000 la moneda “nacional”, aunque no le guste al Gran Jefe Correa.

Más aún, un destacado periodista y político -Gonzalo Ortiz- lanzó hace ya algunos días la novedad de que el FMI podría realizar un préstamo blando al maltrecho Ecuador, afectado por esos problemas -petróleo y dólar- y sorprendido sin ahorros, luego de gastar bastantes dólares en obras que, entre otras cosas, dieron 10 victorias en las urnas al Jefe y posiblemente le alcancen para una más, aunque por ahora es mejor no hablar del 2017, cada vez más cercano, pese a que faltan todavía 19 meses para dar el voto.

Las últimas noticias sobre el tema confirman que una misión del FMI anduvo por estas tierras ecuatoriales y envió un informe con 10 recomendaciones al Gobierno correísta que vivió feliz durante los 8 años de las vacas gordas y ahora enfrenta una época de vacas flacas -petróleo a 43,50; dólar en alza- que exige tomar medidas apropiadas -hasta inesperadas- para evitar que oficialmente se acepte que vivimos una “crisis”. Aunque muchos ecuatorianos -incluyendo al simpático Mashi Maldonado en las sabatinas- ya pronuncien esa palabra.

El Fondo Monetario Internacional -según el diccionario- nació en 1945, luego de terminada la Segunda Guerra Mundial, conjuntamente con la ONU y el Banco Mundial. Entre sus objetivos constan fomentar la cooperación monetaria entre las naciones y el equilibrio del comercio. Realiza préstamos hasta con 5 años de plazo. Se le acusa, entre otras cosas, de preferir a los países grandes y de exigir por lo bajo medidas antipopulares a sus clientes.

Varias voces han criticado la nueva relación entre el Gobierno y el FMI, señalando que en la primera etapa del correísmo el Fondo Monetario fue duramente criticado y hasta expulsado, luego de que tuvo buenas relaciones con varios gobernantes, entre ellos con Lucio Gutiérrez.

“Tenemos que volver al FMI”, sostiene Víctor Hugo Albán, del Colegio de Economistas de Pichincha. “Tenemos que volver -reitera- a nuestras fuentes , naturales como el FMI, el BID, la CAF por plazos, tasas de interés y recomendaciones técnicas”.
Otros ciudadanos relacionados con la economía, entre ellos Pablo Dávalos, han fustigado el mal trato gubernamental al FMI y luego una aproximación impropia. Vicente Albornoz anota que el FMI opina que el Gobierno no ha atacado la rigidez laboral, no ha mejorado la productividad, no ha atraído al sector privado ni a la inversión extranjera directa ni ha promovido la integración comercial”.

Algo personal y curioso. Esta es mi primera mención al FMI en 59 años de periodismo. ¿Qué hará el gobierno? Parece que sí y si eso sucede el Ecuador será el país 189 en la lista mundial de afiliados al Fondo Monetario Internacional. Si son tantísimos países quiere decir que el tal FMI ofrece algunos atractivos a más de un grato préstamo de 3 500 millones de dólares. Ya nos informaremos.

jribadeneira@elcomercio.org