Jake es un perrito Pitbull que fue rescatado de un incendio y ahora se desempeña en el departamento de bomberos de su pueblo. Foto: Facebook / Jake's Page

Jake es un perrito Pitbull que fue rescatado de un incendio y ahora se desempeña en el departamento de bomberos de su pueblo. Foto: Facebook / Jake's Page

Un perro fue rescatado de un incendio y terminó como bombero

Redacción Narices Frías (I)

Bill Lindler es bombero en un pequeño poblado de Carolina del Sur, Estados Unidos. Según recoge el portal The Dodo, en abril de 2015, el hombre volvía a casa cuando avistó un incendio en el garaje de sus vecinos. El bombero se precipitó a ofrecer ayuda y vio a una perra pitbull escapar del lugar junto a sus cachorros.

"Vi a uno de los cachorros tratando de salir, cuando una parte del techo cayó sobre él. Logró liberarse y se puso en un rincón para cubrirse", asegura Lindler. Él decidió entrar en la casa y encontró al perrito a punto de morir. Tenía graves quemaduras, pero logró sobrevivir e inmediatamente fue llevado a una clínica veterinaria.

Foto: Facebook / Jake's Page

Foto: Facebook / Jake's Page

Según relata Lindler, fue a visitar al perro unas semanas después al lugar donde estaba internado. Allí supo que sus dueños no habían ido a recogerlo, por lo cual decidió adoptarlo y criarlo él mismo. El pequeño pitbull tenía quemaduras en el 70% de su cuerpo y el bombero lo acompañó durante todo su proceso de recuperación.

Foto: Facebook / Jake's Page

Foto: Facebook / Jake's Page

La familia Lindler bautizó al cachorro como Jake. La mascota acompañaba a su dueño a las estación de bomberos donde trabaja y "todos se enamoraron de él", menciona.

"Empezamos a llevar a Jake a los colegios locales para dar charlas sobre prevención de incendios", dice Lindler y poco a poco fue ganándose un lugar en el departamento de bomberos del condado de Hannah.

Foto: Facebook / Jake's Page

Foto: Facebook / Jake's Page

Poco después, Jake se ganó su uniforme y hasta fue nombrado bombero honorario del departamento. Landler dice que quisiera que el perrito se convierta en una terapia para niños con quemaduras, "para que vean que es un sobreviviente y que a pesar de las cicatrices, sigue siendo hermoso".

"A veces la gente me pregunta por sus cicatrices y les cuento su historia. Les digo que son su placa de bombero", afirma. "Estuve en el lugar indicado en el monento correcto. Estaba ahí para él, sólo así tenía que ser", asegura Landler a BuzzFeed