Los perros pueden ir a los espacios que frecuentaba el ser que falleció. Foto: Pixabay.

Los perros pueden ir a los espacios que frecuentaba el ser que falleció. Foto: Pixabay.

Cómo ayudar a un perro a superar la pérdida de su amo

Gabriela Castellanos
Redactora (I)

Un animal de compañía que ha perdido a su dueño o amo afronta una pérdida significativa en su vida. Al igual que en los seres humanos, los perros pasan por un proceso de luto en una situación dolorosa como el fallecimiento.


Según el especialista en comportamiento canino, Marco Moyón, de la escuela Buenos Hábitos, los perros necesitan sentirse útiles. Hay que tomar en cuenta que no existen dos canes iguales y que todos reaccionan de forma distinta a la pérdida.

Ya sea que el animal perdió a su amo, un miembro de la familia u otro compañero de cuatro patas, los perros pueden entrar en depresión. Esto ocurre porque se da un cambio en su entorno, explica Orlando Eijo, psicólogo canino de Buenos Aires.


¿Cómo darse cuenta? Al igual que en los humanos, los perros presentan señales y cambios en su comportamiento habitual. Moyón comenta que pueden dejar de comer, reducir su actividad física, o incluso aullar. Estas son formas de canalizar su tristeza, explica el especialista.

Se han difundido videos donde se muestra el dolor de un perro al llorar sobre la tumba de su dueño. También hay historias de supuestos suicidios. Para Eijo, no existe algo de esta naturaleza en los animales. “Un perro puede estar tan triste que se olvida de comer o no va con cuidado y se cae. Esto lo puede matar pero no es una acción premeditada”, comenta.

Otra señal de depresión es que los perros suelen frecuentar los espacios donde estaba el ser ausente. Un caso famoso fue el Hachiko, el akita japonés que esperó a su dueño en una estación de tren todos los días hasta su muerte.

Video: YouTube, cuenta: NyoFandub

“Los perros están hechos para trabajar, al darles una nueva rutina pueden recuperarse”, indica Moyón. Una de las recomendaciones del especialista es permitir que los animales sientan la pérdida pero empezar a trabajar con ellos en algo para distraerlos.

“La caminata es la mejor opción”, comenta. Así mismo se recomienda que los dueños o los nuevos encargados vigilen que la tristeza del animal no le cause problemas de salud por la falta de alimentación.