El presidente Barack Obama y su perro Bo en el avión AirForce1. Foto: Flickr White House.

El presidente Barack Obama y su perro Bo en el avión AirForce1. Foto: Flickr White House.

Nueve consejos para llevar a tu perro al trabajo

Redacción Narices Frías (I)

Para los amantes de los canes, el 24 de junio es muy especial. El día de llevar a tu perro al trabajo se celebra cada año en esta fecha. ¿Qué mejor que tener a tu mejor amigo en tu oficina? Hoy te presentamos qué hacer y qué no hacer cuando llevas a tu mascota al trabajo.

Conocer las reglas de la oficina


Las empresas que son ‘dog friendly’ les harán saber a sus empleados de las reglas. Sin embargo, los dueños deben preguntar si son permitidos y en qué espacios pueden estar. César Millán recomienda llevar únicamente perros esterilizados, con su carnet de vacunas al día, desparasitados y con antipulgas.

Ejercicio y paseos


No es buena idea que tu amigo peludo corra por toda la empresa. Asegúrate de llevarlo a hacer ejercicio antes de ir al trabajo. Una caminata es una buena opción para drenar algo de energía.

El aseo es importante


Antes de llevar a tu mascota a la oficina, es importante que esté aseado. Asegúrate de bañarlo, peinarlo y cepillarle los dientes el día anterior. “Prepáralo como si fuera a una entrevista de trabajo”, sugiere el portal Dogtime 

Crea un espacio ‘pet friendly’


Lleva una manta o una colchoneta pequeña donde tu perro pueda descansar. Si hay cables de teléfonos y computadoras, asegúrate de ponerlos fuera de su alcance para evitar accidentes. También puedes llevar un juguete masticable para que se entretenga.

Agua y comida


Los dueños son responsables de proveer agua y comida a sus animales. Si la estancia en la oficina es corta, el balanceado no será necesario. Sin embargo, si la visita es larga hay que estar preparados. Tu mascota debe tener agua fresca en todo momento.

No llevar a una mascota enferma


Será una tortura para él y para ti. Si tu perro está enfermo lo mejor será dejar que se recupere por completo en casa. Si lo llevas al trabajo puede haber accidentes. Además, cuando los animales se sienten mal, pueden ser más sensibles y no reaccionar bien en un ambiente con personas extrañas.

No permitas que camine por la oficina solo


Llévalo siempre con collar, placa y traílla. Guíalo por la empresa para que se familiarice con los olores. Recuerda respetar el espacio de los otros trabajadores y no permitas que vaya solo sin supervisión. Si hay personas alérgicas o que tienen miedo a los perros puedes causar molestias. Es mejor que esté siempre contigo.

No dejes que se ensucie en el trabajo


Planifica los paseos. Nunca olvides llevar bolsas para recoger sus desechos. Si tu mascota tiene horarios para salir, será más fácil. Si no es el caso, asegúrate de sacarlo luego de comer o tomar agua.

No lo obligues a sociabilizar


Estar en un ambiente extraño puede causar ansiedad. Una vez que reconoce el nuevo espacio y empieza a sentirse cómodo será más fácil conocer e interactuar con tus compañeros. “El día de llevar a tu perro al trabajo no es un día para mostrar a tu mascota al resto del mundo, sino un día para compartir más tiempo con él”, explica el sitio PetSit