16 de enero de 2017 00:00

Sebastián Guayasamín se consagró en el Rally Dakar

oto:ecuador dakar Sebastián Guayasamín, los mecánicos y sus familiares se fotografiaron en la llegada a Buenos Aires.

Sebastián Guayasamín, los mecánicos y sus familiares se fotografiaron en la llegada a Buenos Aires. Foto: Ecuador Dakar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 80
Redacción Deportes

‘Hoy (ayer) me desperté en Buenos Aires sin poder creer lo que hemos conseguido”. Esa frase puso Sebastián Guayasamín en su página de Facebook, un día después de completar el Rally Dakar.

Guayasamín se convirtió en el primer ecuatoriano en terminar el Rally más complicado del mundo. “Este es un logro importantísimo para el deporte ecuatoriano. Hemos trabajado por más de 5 años para flamear la bandera de Ecuador en el podio del Rally Dakar, y finalmente lo hemos conseguido”, recalcó el ecuatoriano.

Guayasamín completo la carrera con un tiempo acumulado de 78 horas y 10 segundos, ubicándose en el puesto 20 de su categoría y 45 en la clasificación general entre 491 competidores que se inscribieron.

“Hemos podido salir victoriosos del Rally Dakar gracias al esfuerzo y sacrificio de todo un equipo humano que me acompañó durante esta odisea. Quiero dedicar este logro a mi esposa, a mis hijas, a mi familia, y a toda la afición tuerca del Ecuador”, agregó Sebastián.

El ecuatoriano y su equipo tuvieron un camino largo y sacrificado en el recorrido por Paraguay, Bolivia y Argentina, donde se puso a prueba a la capacidad del equipo y de su Toyota Hilux.

Guayasamín tuvo el apoyo de su grupo, integrado por el navegante Mauro López, los técnicos Juan Escudero y Javier Castro, y la logística de César Enríquez, Marcos Guayasamín, Johny Revelo y Hernán García.

En el transcurso de la pasada semana, el piloto le dijo a este Diario que esta prueba “fue la más difícil de todas las ediciones que se han realizado en Sudamérica".

Esta era la tercera ocasión que competía en el Rally por lo que preparó otra estrategia que le diera resultados con relación a las dos anteriores intervenciones pues se retiró.

“El entrenamiento que realicé en Cruz Loma y el Pichincha, durante tres meses, me ayudó en las cuatro etapas que se realizaron en Bolivia. Muchos pilotos desertaron allí porque les afectó la altitud”, reconoció el piloto.

En el transcurso de la prueba, su Toyota sufrió algunos desperfectos, especialmente en el sistema eléctrico. “Los autos del Dakar están preparados para las altas temperaturas, para correr por desiertos, pero pasamos por lugares con mucho lodo y lluvia. Ese exceso de agua afectó los sistemas eléctricos, pero pudimos solucionar esos problemas y llegar a la meta”, agregó.

El ecuatoriano elogió el trabajo de los mecánicos. “Ellos realizaron un excelente trabajo y siempre tuvieron en buenas condiciones el automóvil. El equipo, de la misma manera tuvo que superar el sol, la lluvia, las altas temperaturas, trabajó por las noches y en las madrugadas”.

Guayasamín recibió el apoyo de algunas empresas ecuatorianas que financiaron su participación.

El piloto y los integrantes del equipo fueron recibidos en la meta por sus familiares y amigos, que los abrazaron y después se fotografiaron con él.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (0)