16 de julio de 2014 00:05

El plan alemán seguirá

Lukas Podolski (der.) y Bastían Schweinsteiger (izq) en la llegada de la selección a Alemania

Lukas Podolski (der.) y Bastían Schweinsteiger (izq) en la llegada de la selección a Alemania.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Berlín. DPA y Red. Deportes

El contrato del DT Joachim Löw en Alemania será hasta el 2016. Ese compromiso fue recordado por el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), ayer en la llegada del plantel campeón del mundo a Berlín.

Esos entretelones se dieron a conocer mientras los campeones mundiales festejaban con los aficionados en la Puerta de Brandenburgo, después de llegar desde Río de Janeiro.

El estratega seguirá al frente de un proyecto que apunta a una nueva era. La media de edad del grupo de 23 hombres que se proclamó campeón es de 25,7 años. Exceptuando a Miroslav Klose (36), los veteranos son Philipp Lahm (30), Bastian Schweinsteiger (29) y Per Mertesacker (29).

Por debajo están jugadores con uno o dos ciclos más por delante como Manuel Neuer (28), Sami Khedira (27), Benedikt Höwedes (26), Mats Hummels (25), Mesut Özil (25), Jérome Boateng (25), Thomas Müller (24), Toni Kroos (24), André Schürrle (23) y Mario Götze (22).

Löw cuenta pues con un equipo que podría dominar el fútbol mundial de la misma forma que lo hizo España en los últimos años. “Va a ser muy difícil derrotar al equipo alemán”, afirmó Franz Beckenbauer, leyenda del fútbol germano, en una entrevista con el canal Sky Sport News HD.

Löw, que trabaja en la Selección con Hansi Flick, llegó al puesto de seleccionador en el 2006, después de dos años como segundo entrenador a la sombra de Jürgen Klinsmann.

El DT campeón del mundo adjudicó parte del mérito del título conquistado en Brasil a Klinsmann. “Este proyecto empezó hace 10 años, y el título es un producto de lo hecho desde entonces, primero con Klinsmann y luego con nosotros”.

Ellos fueron quienes idearon la revolución ideológica del fútbol alemán, que abrazó un estilo moderno y se abrió a una nueva dimensión, en la que la fuerza, la presión y el juego aéreo pueden convivir con la técnica, el control del balón y la finura en los pases.

El gol de Mario Götze en el minuto 113 fue un símbolo de la transformación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)