12 de mayo de 2015 10:35

Los observadores son una alternativa para minimizar el racismo en el fútbol 

El jugador del Manchester City,  Yaya Toure, participó de las charlas de la FIFA en contra del racismo  y la discriminación en Londres. Foto: Justin Tallis / AFP

El jugador del Manchester City, Yaya Toure, participó de las charlas de la FIFA en contra del racismo y la discriminación en Londres. Foto: Justin Tallis / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

La Federación Internacional de Fútbol (FIFA) dio a conocer este 12 de mayo,  en Londres,  un nuevo plan de lucha contra el racismo que será puesto en marcha durante las eliminatorias del Mundial 2018 y que se basa en la presencia de observadores en los partidos de riesgo.

La FIFA prevé solicitar la presencia de observadores formados por la organización Fútbol en contra del Racismo en Europa (FARE, por sus siglas en inglés) en los partidos potencialmente problemáticos para que estos puedan informar en 24 horas de cualquier incidente racista, en vista de posibles sanciones contra los países participantes.

“Estoy contento de ver este programa tomar forma”, se felicitó en un comunicado el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. “Este nuevo sistema va a permitir al fútbol enviar un mensaje claro en favor de la diversidad y contra toda forma de discriminación” .

“Nuestra colaboración es un paso vital en la lucha contra la discriminación en el fútbol”, añadió Piara Powar, director ejecutivo de FARE. “Llevaremos nuestros conocimientos y experiencias a los días de partido”.

El objetivo de esta campaña, además de facilitar el trabajo de los árbitros sobre el terreno, es mejorar los procesos judiciales aportando el mayor número de pruebas a las instancias judiciales de los países involucrados.

“Estoy muy contento de que la FIFA considere este asunto muy serio y ponga medidas concretas para acabar con estos comportamientos que son contrarios al espíritu de nuestro deporte”, declaró el centrocampista marfileño Yaya Touré, que asistió al evento.

Con el Manchester City, el cuádruple jugador africano del año se enfrenta regularmente a este tipo de problemas. Touré fue víctima de un incidente racista durante un encuentro de Liga de Campeones de 2013 en Rusia, país anfitrión del próximo Mundial, ante el CSKA Moscú.

“Es vital ser conscientes de la importancia del problema del racismo en la sociedad. A veces, las personas no se dan cuenta. Hay que demostrarles que se pueden hacer cosas y espero que este sea el caso. Es por lo que yo estoy aquí hoy, para expresarme y hablar en nombre de la gente que no puede hacerlo”, prosiguió el jugador de 32 años, ya consultor del grupo de trabajo de la FIFA sobre la lucha contra la discriminación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)