26 de June de 2015 19:53

Manuela Cañizares es el nuevo monarca del torneo estudiantil

Los festejos de los jugadores del Manuela Cañizares. Foto: Santiago Ponce / EL COMERCIO

Los festejos de los jugadores del Manuela Cañizares. Foto: Santiago Ponce / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 16
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 26
Santiago Ponce

En un partido vibrante que tuvo seis goles, los chicos del colegio Manuela Cañizares se proclamaron campeones en la categoría Sub 18 del Intercolegial 2015. El ‘Manuela’ se impuso al Colegio Nacional Eloy Alfaro por 4-2 en el estadio Olímpico Atahualpa.

Un fuerte sol quemaba el rostro de los cientos de estudiantes de ambos colegios que se dieron cita al 'Coloso' de El Batán, para mirar un partido que tuvo emociones hasta el final.

El estratega del Manuela Cañizares, el cubano Juan Rodríguez estuvo a punto de ingresar a la cancha para jugar el partido con sus muchachos. El Manuela dominó hasta los últimos minutos de juego en que su rival se vino con todo.

La barra del Manuela pedía tiempo al juez central Cesar Maldonado mientras el partido estaba para el empate y una definición por penales.

Los goles del flamante campeón fueron anotados por su mejor jugador, Isaac Zaidi, quien se despachó con un doblete, además de Kevin Jiménez y Joan Meza.

El Nacional Eloy Alfaro, que buscó con ambición el empate, tuvo como sus goleadores al defensa Erick Andrade y al delantero Kevin Narváez, pero el esfuerzo no les alcanzó y en los últimos dos minutos, una genialidad de Zaidi amplió la ventaja a dos goles.

Con el pitazo final se destapó la alegría de los maestros y estudiantes del Manuela Cañizares cuya barra se ubicó en la general noroccidental, donde usualmente se ubica la barra de Los Cocodrilos de Liga de Quito. La hinchada del rival ocupó la general sur.

En la cancha, cuando todos festejaban, el entrenador Rodríguez corrió para abrazar al golero Michael Caiza Pasto, otra de las figuras del encuentro.

Junto con la Copa y las medallas, los muchachos dedicaron el título a sus padres quienes los aplaudían desde las gradas. Sin invasión de cancha, los estudiantes pudieron dar la vuelta olímpica mientras el silencio nuevamente regresaba al Atahualpa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)