17 de abril de 2018 00:00

Liga de Quito mejoró sus indicadores de rendimiento futbolístico

Adrián Gabbarini (centro) festeja el triunfo sobre El Nacional, junto a Hernán Barcos (izq.) y Hernán Pellerano. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Adrián Gabbarini (centro) festeja el triunfo sobre El Nacional, junto a Hernán Barcos (izq.) y Hernán Pellerano. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 33
Redacción Deportes (D)
deportes@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Adrián Gabbarini se convirtió en un jugador clave para que Liga sume victorias y mantenga una buena racha. Su estudio del estilo que tienen los rivales para rematar al arco y su técnica le permitieron atajar dos penales en situaciones apremiantes para su equipo, en lo que va del torneo.

Antes de cada encuentro, el ‘Gabba’ y el preparador de arqueros, Humberto Pretti, analizan el tipo de disparos de los atacantes. El golero argentino también recibe ayuda de sus compañeros como en el encuentro ante El Nacional cuando Hernán Barcos le dijo el lugar al que patearía Manuel Balda, en el tiro penal.

Con ese consejo y su forma de ‘volar de golpe’, despejó el tiro penal en el minuto final del sábado y Liga logró imponerse 1-0 y acumular cinco victorias (en cuatro partidos por el torneo y uno por la Sudamericana). Así, de paso, trepó al segundo lugar del campeonato.

A Rodrigo Paz, presidente honorario de LDU, no le agradó el juego ante los criollos. “Fue uno de los partidos más malos que hemos tenido”, dijo algo molesto cuando abandonaba la Casa Blanca.

“No somos los peores cuando perdemos ni los mejores cuando ganamos”, defendió el entrenador uruguayo Pablo Repetto. Una frase que es recurrente escuchar entre técnicos y jugadores para hablar de una campaña.
“Fuimos justos merecedores”, recalcó aunque su plantel estuvo a punto de perder cuando moría el encuentro, pero Balda erró en el penal.

Con el triunfo, los azucenas lograron sumar 19 puntos, algo que contrasta con los primeros meses del 2017. A estas mismas alturas del torneo, con ocho partidos disputados, Liga marchaba en noveno lugar con apenas una victoria, en abril. Ahora, es segundo con 19 unidades.

Paz, pese a su molestia, indicó que el club precisa mantener un proceso estable con Repetto. Hasta antes de su llegada, el plantel tuvo cuatro entrenadores en 18 meses. Por el banquillo pasaron Gustavo Munúa, Álex Aguinaga, Álvaro Gutiérrez y Claudio Borghi.

Repetto admite que es autocrítico con el juego de su plantel, pero destaca la ‘rebeldía’ de sus dirigidos y sus actuaciones como la de Gabbarini.

El portero también intervino en el duelo ante Emelec, en Guayaquil, para sostener el triunfo de 1-0 cuando el equipo se encontraba con 10 jugadores. Al minuto 22 se lanzó al ángulo derecho justo a donde había apuntado Bryan Angulo, en un lanzamiento desde los 12 pasos. Fue una acción determinante porque Liga se replegó en su área, pero al final pudo salir con la victoria ante un cuadro azul, al que no ganaba de visita, desde hace tres años.

Delfín, el nuevo rival
Para Franklin Guerra, consolidado como titular desde que inició el torneo, Liga tiene una debilidad: marcar bien cuando el conjunto rival ejecuta tiros con la pelota detenida. El Guabirá de Bolivia, por ejemplo, marcó con un cabezazo después de un tiro libre y transformó un triunfo holgado de 2-0 de los azucenas en uno apretado de 2-1.

“Tenemos que mejorar en ese aspecto”, expresó ayer el zaguero tras la práctica en Pomasqui, donde se ejercitó con sus compañeros para enfrentarse al Delfín.

Ese juego debía disputarse la semana pasada, pero se postergó por la participación de ambos cuadros en torneos internacionales.
El conjunto manabita despidió a su entrenador, el uruguayo Guillermo Sanguinetti, y será dirigido por Fabián Bustos, quien se desempeñaba como gerente deportivo.

Pero en Liga consideran que el cambio de DT puede influir en los cetáceos. “Delfín le hizo un gran partido al Colo Colo y al Barcelona. Hay que tener cuidado”, expresó Repetto.

Para el compromiso, se espera la recuperación del goleador y capitán Hernán Barcos, quien sufrió un golpe ante los militares. Por ello, el domingo apenas realizó ejercicios en el entrenamiento en el complejo de Pomasqui.

Ahí, volvió a prepararse el plantel ayer. Los azucenas se ejercitan nuevamente hoy por la mañana. En la tarde, se desplazarán vía aérea a Manta.
El trajín continuará el domingo cuando visiten al Macará, en el estadio Bellavista de Ambato, por la décima fecha.

Por ello, el técnico evaluará si mantiene al equipo titular en los dos partidos. Quiere evitar que sufran lesiones que compliquen su presencia en otros encuentros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)