14 de diciembre de 2015 20:18

El Leicester continúa de líder en la Liga inglesa al derrotar al Chelsea por 2-1

Jamie Vardy (der.) de Leicester City celebra su gol ante Chelsea, el14 de diciembre de 2015, durante un partido de la Liga Premier inglesa en el estadio King Power de Leicester Foto: Tim Keeton /  EFE

Jamie Vardy (der.) de Leicester City celebra su gol ante Chelsea, el14 de diciembre de 2015, durante un partido de la Liga Premier inglesa en el estadio King Power de Leicester Foto: Tim Keeton / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA

El Leicester City mantuvo vivo una semana más su sueño de gloria en la Liga inglesa de fútbol al derrotar por 2-1 al Chelsea y recuperar el liderato de la tabla. Con su decimoquinto gol, Jamie Vardy adelantó al Leicester a los 34 minutos de juego.

Riyad Mahrez amplió la ventaja poco después del descanso, en el 48, mientras que Loic Remy descontó en el 77 tras rematar de cabeza un medido centro del español Pedro Rodríguez.

No obstante, los 'blues' no pudieron evitar su novena derrota en el campeonato, donde solo están un punto por encima del descenso disputadas 16 jornadas. Muy distinta es la situación del Leicester, un equipo cuyo objetivo a principio de temporada era la permanencia. Con 35 puntos, el equipo dirigido por Claudio Ranieri es primero en la Premier League con dos puntos de ventaja sobre el Arsenal y tres sobre el Manchester City, que el fin de semana ganaron sus respectivos encuentros y habían adelantado provisionalmente al conjunto de Leicester. Ranieri, que fue entrenador del Chelsea de 2000 a 2004 antes de ser sustituido por Mourinho, intentó bajar las expectativas respecto a su equipo. "Sigo pensando solo en cinco puntos más (para lograr la permanencia)", señaló.

"Los jugadores siguen estando tranquilos. Pero esto es mágico", admitió. Vardy marcó su duodécimo gol en 13 partidos al volear un gran pase de Mahrez para poner al Leicester por delante a los 34 minutos. Mahrez completó su buen partido cuando dobló la ventaja local con un magnífico disparo al ángulo largo.

Mourinho reemplazó a su capitán, John Terry, y dio entrada al español Cesc Fábregas para volcarse sobre el arco del Leicester en los últimos 40 minutos. Diego Costa pudo haber recortado la desventaja antes, al igual que Branislav Ivanovic, que erró un remate a apenas unos metros de la portería. El líder sufrió en los momentos finales, después del gol de Remy, pero finalmente se llevó una victoria merecida y hundió aún más al Chelsea. "Un puesto entre los cuatro primeros es imposible, claramente", admitió Mourinho. "Nosotros fuimos mejores durante 20-25 minutos, a lo máximo 30. Ellos fueron los mejores durante una hora".

El portugués aseguró que seguirá tratando de revertir las cosas en el club de Stamford Bridge, cuyo equipo sigue manteniendo a la mayoría de jugadores que hace menos de siete meses ganaron el título de la Premier. "Cuando algunos de tus jugadores no llegan al nivel del que son capaces, es difícil", dijo. "Esta temporada lo estamos haciendo tan mal por alguna razón". "Para cambiar las cosas sólo conozco un camino: trabajar al máximo nivel. No tengo quejas de ellos en el día a día en los entrenamientos. Pero es frustrante ver lo que hacen en los entrenamientos y lo que hacen en los partidos", lamentó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)