8 de agosto de 2015 00:00

La playa del Murciélago se encendió en el primer día de feria

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
David Paredes

Cientos de personas llegaron la mañana de ayer, 7 de agosto, para retirar su kit deportivo y su chip para la competencia. Acompañados en familia, los deportistas amateurs y profesionales se dieron tiempo para arreglar sus bicicletas, comprar los últimos accesorios faltantes o llevar recuerdos del primer Ironman que de correrá en el país.

Uno de ellos es Elio Loor. Es manabita, pero hace varios años vive en Quito. Su pasión por la marca Ironman no conoce límites. Para este domingo se realizó un corte de cabello especial para que todos lo reconozcan en la ruta de ciclismo y atletismo.

El atleta de 33 años lleva en su cabellera el logo de Ironman. Esta es una de las tantas extravagancias que son comunes para los que aman el triatlón. Otros llevan tatuado en la piel las fechas de su primera participación.

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Ayer, en Playa Murciélago también se registraron los niños que competirán en el Ironkids, una carrera para chicos entre 8 y 15 años que correrán 1,5 kilómetros en la arena.

Angie Garzón tiene 12 años y se animo a participar en esta prueba atlética porque su padre lo hará el domingo.

Por primera vez podrá experimentar lo que se siente viajar a otra ciudad para competir. Garzón ha viajado, desde Guayaquil, a Francia, Estados Unidos y Panamá acompañando a su padre. Por eso sabe el esfuerzo que hace para cruzar la meta. Ahora vivirá esa emoción en carne propia.

Galo Tamayo, atleta elite de ciclismo de montaña y mecánico de bicicletas de la marca Cicla, recomienda revisar bien la bicicleta antes de entregarla a los organizadores el día sábado. Uno de los requisitos es que las llantas estén en buen estado. Para eso el chequeo será vital, al menos dos días antes de la competencia.

Una de las exigencias de Ironman, es que nadie se puede acercar a los competidores el día de la carrera. Si un deportista sufre algún desperfecto en su bicicleta, deberá cambiar sus propias llantas.

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Un kit básico de tubos de llanta y el aire comprimido para inflarlas cuesta USD 35. Esto se puede conseguir en la feria de la carrera y será útil para los competidores.

"Es común que cuando se revienta una llanta, no se fijan si hay residuos de vidrio o de algún objeto puntiagudo. Primero hay que limpiar la superficie antes de cambiar el tubo", recomendó Tamayo.

Según Carlo Baca, productor ejecutivo de la carrera, el primer día tuvo buena acogida. Hasta las 16:00 llegaron 600 competidores, entre amateurs y profesionales a registrarse y retirar su indumentaria.

En el kit recibieron camiseta, que no es obligatoria usarla para correr, los números para las bicicletas y los cascos y las instrucciones de

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Feria de productos y punto de inscripción a la competencia. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)