12 de March de 2012 00:03

El Nacional ahoga más al Olmedo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Nacional es un equipo que depende del pase elegante y mortal de Marwin Pita y de que sus delanteros amanezcan con buena puntería para vencer a sus rivales.

El equipo del uruguayo Mario Saralegui depende en exceso de estas dos virtudes, porque aún no tiene un juego compacto de todos sus integrantes. El año pasado, el entrenador charrúa logró armar un equipo equilibrado y que, pese a sus limitaciones, obtuvo el cupo de repesca de la Libertadores.

Hoy, a Saralegui le cuesta armar un juego compacto con la mayoría del plantel del 2011. Los siete refuerzos que llegaron (salvo Rídder Alcívar, que ayer jugó como titular por la ausencia de Javier Chila ) son suplentes.

Esto se nota en el torneo de este año y ayer no fue la excepción. El plantel militar se enfrentó a Olmedo y ganó apretadamente por 2-1, gracias a que sus delanteros acertaron ante un rival bastante combativo al inicio del juego en el estadio Atahualpa.

Juan Amador Sánchez, el estratega de Olmedo y que en el 2006 perdió la categoría con Aucas, mandó a un equipo ordenado a la cancha del sector de El Batán. Parecía que las 1 735 personas que pagaron boleto (las mujeres entraron gratis por cortesía de El ‘Nacho’) presenciarían un buen espectáculo.

Los criollos querían homenajear a las damas ubicadas en los graderíos (que cumplieron su día el jueves pasado) y también salieron dispuestos a buscar el arco rival y marcar.

Esa tarea se dificultó con la propuesta del rival y el atrevimiento por el costado derecho de Sergio Mina, mediocampista del Olmedo. El volante avanzó constantemente por su sector y burló, en algunas ocasiones, a Juan Carlos Anangonó, ubicado como marcador derecho al inicio.

Algo respondió el plantel de Saralegui con remates ejecutados por Ricardo López y José Madrid, uno de los más regulares del ‘Bitri’. Los disparos fueron leves y el golero Juan Molina apenas se esforzó para detener los envíos.

En cambio, Olmedo volvió a responder y Mina se proyectó, una vez más, al área rival. Ahí, se aprestaba a lanzar un remate o centro, pero Juan Triviño se barrió y el balón impactó en su mano. El juez Robinson Galarza no decretó tiro penal ante el asombro de los escasos 20 hinchas que llegaron desde Riobamba.

El ‘Ciclón’ continuó atacando, pese a esto. Parecía que esta vez sí lograría alcanzar al menos un empate y rompería su mala racha en el torneo. Esto no fue posible y su estrategia se desbarató a los 19 minutos, cuando Pita envió un centro alto al área, bien aprovechado por Édison Preciado. El delantero marcó de cabeza y se metió la pelota debajo de la camiseta, como cuando se quiere homenajear a una dama embarazada. Las hinchas que entraron gratis celebraron con algarabía.

El gol fue un golpe duro para toda la estrategia del ‘Ciclón’, que terminó como una ligera brisa en la primera etapa. En la banca de suplentes, el DT Sánchez se tomaba la cabeza y veía con resignación el festejo de sus rivales.

Luego, el partido se volvió algo más parejo con los criollos buscando con más confianza el arco defendido por Molina. Olmedo no se resignó y ofreció lucha hasta el final de la primera etapa.

Saralegui tampoco estaba conforme y sacó al juvenil Rídder Alcívar para dar paso al veloz Marcos Caicedo, ex Emelec.

Caicedo aportó velocidad, pero no un pase preciso para los delanteros Preciado y Zura. Este último ayer salió como titular ante la ausencia de Juan Luis Anangonó, el ariete estelar de los criollos.

Pero Zura volvió a demostrar que está conectado con los propósitos de Saralegui este año. La semana pasada anotó un gol que dio el triunfo ante el Macará y, ayer, volvió marcar. El corpulento ariete recibió un pase en medio de los defensas y definió como en sus mejores épocas. Con esa anotación, los rojos ya se sentían ganadores y las damas festejaban con sus familiares en las gradas.

Parecía que El Nacional iba a marcar un tercero y una ¡goleada! Pero no fue así y, a dos minutos del final, un ‘zapatazo’ de Gustavo Nazareno decretó el 2-1.

Así, Olmedo rompió la maldición de no haber anotado un gol en seis partidos seguidos (los dos últimos del 2011 y cuatro de este año). El ‘Ciclón’ volvió a anotar luego de 637 minutos, pero no le sirvió. Sigue sin ganar y es último. El ‘Nacho’ ahora es cuarto.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)