25 de noviembre de 2015 17:44

El Real Madrid se clasifica como primero, pero sigue deprimido

Gareth Bale (centro), delantero del Real Madrid, pelea el balón con los jugadores del Shakhtar Donetsk durante el partido del grupo A de la UEFA Champions League jugado en Leópolis.  AFP

Gareth Bale (centro), delantero del Real Madrid, pelea el balón con los jugadores del Shakhtar Donetsk durante el partido del grupo A de la UEFA Champions League jugado en Leópolis. AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia DPA

El Real Madrid cerró matemáticamente su clasificación para los octavos de final de la UEFA Champions League como primero de grupo al vencer el miércoles 25 de noviembre del 2015 por 4-3 en su visita al Shakhtar Donetsk, que increíblemente hizo sufrir hasta el final a los blancos con tres goles seguidos en los 12 minutos finales.

El conjunto dirigido por Rafael Benítez se adelantó en el marcador 4-0 con un doblete de Cristiano Ronaldo y sendos goles de Luka Modrić y Dani Carvajal, pero sufrió una enormidad al final al recibir dos tantos de Alex Texeira y uno más de Dentinho, goles que afearon la buena imagen brindada por los blancos en los minutos anteriores. La primera noticia del partido estuvo en la alineación del Real Madrid.

Después de la derrota del sábado por 4-0 en el clásico ante el
FC Barcelona, existía un interés casi morboso por ver a quién dejaba fuera Benítez. Y fueron suplentes Keylor Navas, Danilo, Toni Kroos, James Rodríguez y Karim Benzema.

El conjunto blanco pasó a jugar un 4-4-2 con Cristano Ronaldo y Gareth Bale como delanteros, recuperando como mediocentro a Carlos Casemiro. Con una poblada línea de centrocampistas, el Real Madrid quiso tener el balón al principio ante un Shakhtar Donetsk con dificultades para salir de la presión.

Fue un buen arranque del Real Madrid, que tradujo su buena disposición en un gol de Cristiano Ronaldo a los 18 minutos. La jugada arrancó con un buen balón profundo de Modric hacia Bale, quien mandó la pelota cerca del arco ucraniano y el portugués apareció para empujar con la cabeza. Pyatov, el arquero local, ayudó en el gol.

Pero después el conjunto blanco repitió sucesos de otros partido. Progresivamente, fue entregando campo y también la pelota. El Shakhtar Donetsk agradeció la invitación para comenzar a generar llegadas.

Además, el Real Madrid sufrió la enésima lesión de la temporada. Esta vez cayó Raphael Varane. Fue la tercera baja en defensa respecto a la línea de cuatro que actuó ante el Barcelona, contando las lesiones de Sergio Ramos y Marcelo. Una epidemia que nadie en el club blanco explica. El final de la primera parte fue un sufrimiento para el Real Madrid, agarrado a Kiko Casilla y Nacho para dejar su arco impoluto antes del descanso.

La imagen de autoridad que dieron los blancos en el arranque del partido acabó disipada. El Real Madrid se corrigió de inmediato y ofreció minutos brillantes al comienzo de la segunda parte. A los 50 minutos recuperó su mejor versión del contraataque y Modric finalizó tras una gran asistencia de Cristiano Ronaldo.

El croata no marcaba con el Real Madrid desde el 27 de septiembre de 2014. Y tres minutos después, el protagonista fue Carvajal con una acción inesperada. El lateral, ausente de la titularidad en el clásico, marcó con un espectacular disparo con la pierna izquierda en el que el balón dibujó un arco inalcanzable.

El encuentro quedó para que el Real Madrid recuperara el gusto por jugar al fútbol después de lo ocurrido ante el Barcelona. O eso parecía. Por ejemplo, Bale también regresó a su versión de velocista y a los 70 minutos sirvió para que Cristiano Ronaldo completara su doblete. Pero el Real Madrid se relajó al final y el Shakhtar Donetsk lo agradeció para regresar al partido en contra de cualquier pronóstico.

Lo logró gracias a un penal transformado por Alex Texeira, un siguiente gol de Dentinho en un error defensivo y un tanto más de Texeira a dos minutos del final. El conjunto de Benítez acabó pidiendo la hora y demostró que tiene mandíbula de cristal.

Todo le afecta y no se siente tranquilo ni con un 4-0. Cuando estaba en disposición de recuperar parte de su autoestima con su clara ventaja, dejó que su rival le hiciera sufrir hasta el final. El enfermo continúa convaleciente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)