22 de marzo de 2018 00:00

Alejandro Sánchez, golero del Quito, heredó los guantes de su padre

Robinson Sánchez (der.) y su hijo Jerson, en uno de los entrenamientos del Quito. Foto: Mauricio Bayas / EL COMERCIO

Robinson Sánchez (der.) y su hijo Jerson, en uno de los entrenamientos del Quito. Foto: Mauricio Bayas / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Redacción Deportes  (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Robinson Sánchez silba desde afuera de la cancha y Jerson Alejandro, su hijo, reconoce el llamado de su padre a lo lejos, en el complejo Ney Mancheno, en Carcelén.

Alejandro, el guardameta del Deportivo Quito, de 19 años, es el primer heredero del golero que salió campeón con El Nacional en el 2005 y 2006.

Tras el paso de Robinson por Olmedo y Liga de Loja, el exfutbolista decidió convertirse en preparador de goleros y Deportivo Quito le abrió las puertas a padre e hijo.

“Empezó a jugar desde el 2012, cuando estuve en Olmedo. Allí hizo formativas. Luego estuvo conmigo en Liga de Loja y ahora, gracias al profesor Renato Salas, está actuando en el Deportivo Quito”, cuenta Sánchez papá, de 40 años.

Él fue su guía desde las formativas. En el Olmedo de Riobamba actuó en la Sub 14, 16 y 18. El 2013 y 2014 fueron sus mejores años. En cada una de esas temporadas acumuló 39 partidos y fue puliendo sus cualidades en el arco.

Después Sánchez fue contratado por Liga de Loja y se fue con toda su familia a la ‘Garra del Oso’. Allí, a pesar de toda la crisis que vivió el club, ambos se mantuvieron y el primer hijo de Sánchez debutó en un partido de la Serie B el año pasado. “He vuelto después de tantos años a Quito. Trabajamos duro para que se consolide en el arco del Quito”, agrega el exfutbolista.

En los entrenamientos es exigente. Cada día los Sánchez pulen las atajadas, las salidas a cortar los balones aéreos, la forma como debe poner las manos en los remates, la ubicación en el arco y todos los secretos del oficio.

Curiosamente, ambos utilizan los guantes promocionados bajo la marca de Máximo Banguera, golero de Barcelona. Con los guantes MB1 atajan en los entrenamientos y en los partidos.
Sánchez (hijo) ya debutó en el arco del Deportivo Quito en el partido ante la Universidad San Francisco, en el primer partido del torneo provincial de la Segunda Categoría de Pichincha. La ‘AKD’ ganó 1-0.

Así festejaron los hinchas y jugadores del Deportivo Quito el gol de Colón en el inicio de la Segunda. Foto: Captura de pantalla


La mayoría de futbolistas y el cuerpo técnico de los chullas coincide en decir que Sánchez tuvo una destacada actuación y registró atajadas claves para alcanzar la victoria.

El DT Renato Salas confió en el futbolista porque con 19 años y con Sánchez en el arco, el Quito ganó un puesto para otro experimentado en el medio campo y en la delantera.

Sánchez quiere mostrar sus cualidades y dar el salto a otro equipo de la Serie A. “El que me formó como arquero fue mi papá. Él siempre me ha preparado como golero”, contó el joven talento nacido en Sangolquí, según la ficha de la Federación Ecuatoriana.

Salas volvió a ubicar a Sánchez en el arco azulgrana en los entrenamientos previos al partido del sábado (16:00) ante Juventud Independiente de Tabacundo (JIT), por la segunda fecha del torneo.

“Nosotros no tenemos margen de error en los partidos. Ni siquiera nos sirve empatar, porque con los 18 puntos en contra debemos ganar todos los partidos. Destaco la actitud que tuvieron en el primer partido”, reconoció Salas.

El Quito, con todas las adversidades económicas y la sanción de 18 puntos por los reclamos en la FIFA, se aferra a la posibilidad de clasificarse a la segunda ronda de ascenso a la Serie B, para el 2019.

El sábado será el primer reto de los chullas en el Atahualpa. Allí se espera que más de 3 000 hinchas chullas lleguen al estadio. “Que el hincha nos acompañe, porque necesitamos su apoyo. Lo que se recaude servirá para el mismo club”, manifestó Salas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (0)