5 de diciembre de 2017 00:00

La FEF programó tres cotejos en 72 horas para el fútbol femenino

Janina Lattanzio (der.), de Unión Española, domina el balón ante la marca de una jugador de LDU Amateur. Unión ganó 2-0, en Babahoyo, anteayer. Foto: cortesía Unión Española.

Janina Lattanzio (der.), de Unión Española, domina el balón ante la marca de una jugador de LDU Amateur. Unión ganó 2-0, en Babahoyo, anteayer. Foto: cortesía Unión Española.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Redacción Deportes
(D)

Mayra Olvera, de 25 años, terminó con la uña de su pie izquierdo destruida. La futbolista del club femenino 7 de Febrero, de Los Ríos, acabó cansada y con dolor.

Su club goleó 4-0 a Cumandá Agua Lluvia, de Pastaza, el domingo, pero Olvera y sus compañeras sintieron la acumulación de tres partidos durante el segundo tiempo.

A la hora del juego (11:00) hubo calor en el estadio La Virginia de Babahoyo. “Somos profesionales, pero el amor al fútbol me llevó a esto. A jugar con una uña así. En el segundo partido recibí un pisotón y no hubo tiempo de curarse”, contó Olvera, quien además de futbolista es entrenadora y trabaja en el Municipio de Durán.

Las futbolistas de la Universidad San Francisco de Quito también terminaron agotadas con desgarros y dolor muscular por acumular 270 minutos de fútbol en tres días.

El sistema del Campeonato Nacional de fútbol femenino dejó secuelas en los 12 clubes participantes. Entre viernes, sábado y domingo cerca de 165 mujeres futbolistas tuvieron 90 minutos de fútbol cada día.

En la primera fase se organizaron tres cuadrangulares que se jugaron en Quito, en la cancha sintética de la Casa de la Selección, en Babahoyo, y en el estadio Las Acacias, en La Libertad (Santa Elena).

“Terminaron exhaustas. Jugar un partido diario fue el resultado de organizar un campeonato al apuro. Nuestro club (San Francisco) se clasificó, pero no hubo ganas de celebrar por el cansancio”, contó Ana Carolina Lara, asistente técnica del equipo universitario.

Así los cuestionamientos a la modalidad del campeonato apertura se multiplican por el sistema de jugar en tres fines de semana. Hay contradicciones en las versiones sobre la parte organizativa.

Amílcar Mantilla, de la Comisión de Fútbol Amateur (Confa) y directivo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), que organizó el torneo, dijo que fueron los propios clubes que aceptaron jugar un partido diario.

Esa versión fue desmentida. “Espuce y San Francisco nunca estuvimos de acuerdo en jugar así”, respondió Lara. Esta polémica ya se dio en agosto pasado.

Ana Ayala, delegada de Espuce, fue la primera en reclamar. Wladimir López, el director técnico de la Universidad San Francisco, argumenta que presentó un estudio fisiológico donde demostraba el riesgo que significaba jugar partidos de fútbol cada 24 horas.

“Decidimos jugar porque no merecíamos quedarnos sin actividad este año. Por eso optamos por jugar”, agrega Lara.

Rómulo Aguilar
, de la Comisión Médica de la FEF, evitó opinar sobre el riesgo de programar así un campeonato y dijo que eso no correspondía a su comisión: “no soy médico”.

Las futbolistas de Universidad San Francisco luego del último juego en la Casa de la Selección. Foto: cortesía Unión Española

Las futbolistas de Universidad San Francisco luego del último juego en la Casa de la Selección. Foto: cortesía Unión Española

Sin embargo, hay estudios científicos que demuestran el riesgo. César Benalcázar, preparador físico de El Nacional, dice que para hablar de “fútbol profesional” debe existir mínimo 72 horas de descanso entre un partido y otro.

Fernanda Vásconez, futbolista del club Ñañas, insiste que es un torneo al apuro. Incluso, desde agosto fue aplazado por cinco ocasiones y se organizó en diciembre, ya con el tiempo en contra.

Un síntoma más de que el fútbol femenino es amateur. El 99 % de las futbolistas no vive de esta actividad. Según Mantilla, los clubes expresaron las dificultades de jugar entre miércoles, viernes y domingo porque la mayoría de futbolistas trabajan o estudian. “No podemos vivir del fútbol”, responde Lara.

La organización del torneo ayuda con transporte, alimentación y hospedaje para los clubes. Sin embargo, eso no alcanza. Las futbolistas más experimentadas reciben entre USD 50 y 70 como ayuda económica en los clubes.

¿Cuánto cuesta el campeonato de este año? Según el informe de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), este año se asignó USD 157 565.

USD 60 000 entrega la Conmebol y 60 000 la FIFA. El resto lo financia la Federación. Vengan y revisen las cuentas”, respondió Mantilla.

El Confa se reunirá entre hoy y mañana. Hay una propuesta. Plantearán que para la segunda fase del torneo, que se jugará la próxima semana, se jueguen los partidos pasando un día. Es decir, miércoles, viernes y domingo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)