19 de diciembre de 2015 16:02

Emelec tuvo cena navideña y quema de monigote antes de la final 

Los jugadores del Club Sport Emelec durante el entrenamiento realizado en el Complejo de Los Samanes. Foto: Ronald Ladines/ EL COMERCIO

Los jugadores del Club Sport Emelec durante el entrenamiento realizado en el Complejo de Los Samanes. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 1
Ronald Ladines

Desde los exteriores del complejo de Samanes se podían ver rastros de ceniza y madera quemada. Eso porque la noche del viernes 18 de diciembre del 2015 hicieron la tradicional quema del ‘año viejo’. Al igual que el año pasado, el monigote tenía una cabeza de bombillo y los colores del equipo.

Antes de la quema del monigote, los jugadores y sus familias disfrutaron de la cena navideña. Los miembros del cuerpo técnico también invitaron a sus esposas y allegados. Al final de la fiesta la plantilla quedó concentrada.

El Complejo de Samanes lució vacío este 19 de diciembre del 2015. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

El Complejo de Samanes lució vacío este 19 de diciembre del 2015. Los jugadores de Emelec estuvieron concentrados. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Este sábado 19 de diciembre nadie entró al complejo entre las 09:00 y las 12:30. En esas horas Emelec cumplió con su último entrenamiento, antes de viajar a Quito, para disputar la segunda final del campeonato.

El lugar, ubicado al norte de Guayaquil, lucía desolado. Solo un par de hinchas llegaron para intentar espiar la práctica. También querían tomarse fotos con los jugadores, por eso se fueron cuando se enteraron que la plantilla estaban concentrada y no saldría.

Dos vehículos intentaron ingresar al predio pero el celador del complejo, Sócrates Intriago, lo impidió. A él le habían dado la orden de que ninguna persona interrumpa la concentración de los jugadores.

Aproximadamente a las 11:00 salieron tres autos. Eran los jugadores de reserva, que ayudaron en la práctica de fútbol, que realizó el equipo. Uno de ellos fue el portero Xavier Cevallos, quien destacó el optimismo del grupo.

Luego de la práctica los jugadores tuvieron un descanso de casi cuatro horas. Aprovecharon para escuchar música, ver películas y jugar ping pong. Todo eso en el salón de eventos que está en el interior del complejo.

Según la planificación, la plantilla viaja  a las 18:15 del 19 de diciembre a la capital. En primera instancia, se había dicho que sería un vuelo charter, pero por una falta de acuerdo con la operadora que prestaría el servicio, el traslado fue en un avión comercial.

El domingo 20 de diciembre, los azules iniciarán la jornada a las 08:30, con un desayuno ligero y posteriormente se realizará la charla técnica. Omar De Felippe, estratega eléctrico, se ha caracterizado por sus dotes de motivador. En su conversatorio intentará quitar la tensión al equipo, que llega a este partido con una ventaja de dos goles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (6)