25 de enero de 2016 20:53

La Conmebol elige a Domínguez, su presidente del 'consenso' 

Alejandro Domínguez y Jordan Prince Ali Bin Al Hussein (der.), candidato a la presidencia de FIFA,  en Luque, Paraguay, el  25 de enero del 2016. Foto: Norberto Duarte/ AFP

Alejandro Domínguez (izq.) y Jordan Prince Ali Bin Al Hussein (der.), candidato a la presidencia de FIFA, en Luque, Paraguay, el 25 de enero del 2016. Foto: Norberto Duarte/ AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

En medio del descrédito por los casos de corrupción, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) confirmó  al paraguayo Alejandro Domínguez como nuevo presidente por consenso, después de que el uruguayo Wilmar Valdez anunciara que declinaba su candidatura ante el comité ejecutivo del ente rector.

Valdez, presidente interino tras la detención del exjefe Juan Ángel Napout en diciembre, comunicó este lunes 25 de enero del 2015 de manera oficial ante sus colegas que bajaba su candidatura, lo que dejó a Domínguez como el hombre designado para comandar la entidad más golpeada por los escándalos de corrupción que afectan al fútbol mundial.

Además de Napout, sus dos antecesores en el cargo, el paraguayo Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo, también quedaron implicados en el caso FIFAGate y ambos se encuentran detenidos, aunque Leoz está en una clínica de su propiedad en Asunción con prisión domiciliaria.

Para completar el círculo, la mayoría de las asociaciones nacionales quedaron descabezadas por el escándalo que investiga la Justicia de Estados Unidos, que acusa a decenas de dirigentes y empresarios de crear una trama de pago y cobro de sobornos en la comercialización de los derechos de competencias futbolísticas. Este panorama facilitó el rápido ascenso de Domínguez, que hace menos de un año y medio apenas era vicepresidente de Napout en la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF).

Cuando Valdez repasó los números y comprobó que bajo ninguna especulación optimista podía superar los tres votos, declinó su postulación a la jefatura de la Conmebol. La decisión consagró automáticamente a Domínguez como el presidente del "consenso", tal como lo presentó al menos Laureano González, jefe del fútbol venezolano, orgulloso de haber concebido la "lista de unidad".

La nueva estructura tendrá a Brasil y Argentina con dos de los tres representantes de la región en el comité ejecutivo de la FIFA, además de Domínguez, que se quedará con una vicepresidencia del ente rector del fútbol mundial por ser el jefe de la Conmebol. A Valdez le queda el regalo consuelo de ser el tercer representante por Sudamérica, cargo que se oficializará en febrero.

La habilidad de Domínguez, un licenciado en economía con amplia experiencia en los medios de comunicación, de convencer a los dos gigantes de la región y ganar su apoyo a cambio de los cargos explica una parte de la historia.

La otra se completa con la preferencia de Luis Segura, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), por las garantías de continuidad que brinda el dirigente paraguayo. Con su habitual verborragia, el ex arquero José Luis Chilavert lo dio a entender la semana pasada, cuando todavía se ilusionaba con una candidatura propia. "Segura es el vicepresidente que le está manejando a Domínguez, es el cerebro de este grupo de dirigentes que quiere copar la Conmebol", aseguró el ex internacional paraguayo. Con ese panorama, Valdez declinó su candidatura, consciente de una derrota segura y en contra de un modelo de gestión que por antecedentes y por los primeros indicios no se desviará mucho de sus antecesores.

El dirigente uruguayo lo comprobó cuando no lo oficializaron como presidente en la asamblea extraordinaria de diciembre, luego de asumir de manera interina ante la detención y posterior renuncia de Napout. Con el chileno Sergio Jadue y el colombiano Luis Bedoya, los otros vicepresidentes de la entidad, bajo la órbita de la justicia de Estados Unidos, intuía que era el indicado para completar el mandato. Esos hechos marcaron la cancha y dejaron el camino libre para Domínguez, que se paseó toda la mañana por el lobby del hotel Bourbon de Asunción con una sonrisa amplia y mostrando toda la amabilidad posible. Más tarde, en su primer acto oficial, debió lidiar con el pedido de los grandes clubes de la región, que exigieron más dinero por participar en la Copa Libertadores.

Ese pedido y transparentar una entidad salpicada por la corrupción serán sus primeros desafíos. La agenda del Comité Ejecutivo continuó con la primera reunión con la flamante Liga Sudamericana, los clubes de la región que exigen un incremento en sus ingresos a partir de la mejora en el contrato de televisación. "Es un día histórico, fue una reunión muy buena", calificó Rodolfo D'Onofrio, titular de River, que se quejó por los premios que reciben los equipos. "Los clubes no pueden recibir menos del doble que los ingresos. Lo que recibimos por jugar la Copa apenas alcanzan para cubrir los gastos", añadió el presidente del último campeón del torneo. Los representantes de los clubes volverán a reunirse con las autoridades de Conmebol el lunes 1 de febrero y dos días más tarde se reunirán en Buenos Aires para determinar los pasos a seguir. La agitada jornada en el hotel Bourbon culminó con la presentación de los candidatos a presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino y el príncipe jordano Ali bin al Hussein, que presentaron sus proyectos ante las autoridades sudamericanas de cara a la elección del 26 de febrero en Zúrich. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)