7 de marzo de 2016 13:04

Artista transforma en futbolines los emblemáticos estadios argentinos

El diseñador gráfico argentino que fabrica futbolines, Martín Sétula (der.),  en Buenos Aires (Argentina), juega en la réplica del estadio de Racing Club. Foto: STR/ EFE

El diseñador gráfico argentino que fabrica futbolines, Martín Sétula (der.), en Buenos Aires (Argentina), juega en la réplica del estadio de Racing Club. Foto: STR/ EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 7
Agencia EFE

La Bombonera, el Monumental, el Libertadores de América, el Cilindro de Avellaneda, el Nuevo Gasómetro y el Tomás Adolfo Ducó fueron transformados en futbolines a escala por el artista plástico argentino Martín  Sétula, quien en diálogo con Efe contó cómo fue que Carlos Tévez recibió uno.

"Un amigo en común me compra un metegol (futbolín) para regalárselo a Carlitos (Tévez). Nos abrió la puerta de su casa y casi sin mediar palabra desenvolvió el regalo y nos pusimos a jugar", dijo el artista.

Tévez, delantero de Boca Juniors y del seleccionado argentino, recibió el futbolín de la Bombonera el 5 de febrero por su cumpleaños e inmediatamente se puso a jugar con Sétula.
"Eso es lo que genera un metegol, no tiene edad, sexo, idioma, nada. Dos personas, una pelotita, y listo, jugás", agregó el artesano.

"Nos recibió como cualquier chico de barrio. Creo que no se da cuenta de que es una primera figura a nivel mundial. Es muy sencillo", sostuvo.

El primer futbolín que armó, hace alrededor de cinco años, fue una réplica a escala de la Bombonera, el estadio de Boca Juniors.

Hoy también construye del Monumental, del Libertadores de América, del Cilindro de Avellaneda, del Nuevo Gasómetro y del Tomás Adolfo Ducó, los estadios de River Plate, Independiente, Racing Club, San Lorenzo e Huracán, respectivamente.

"Los clientes primero se sorprenden por el tamaño. Ven la cancha de sus amores. Encontrarse con un metegol con la forma en miniatura del estadio del que son hinchas les llama mucho la atención", contó Sétula.

El diseñador gráfico también donó tres futbolines de la Bombonera a Boca Juniors para que el club los subastara con el fin de recaudar dinero para los proyectos sociales que lleva adelante. El último futbolín fue vendido en 620 000 pesos (unos USD 40 000).

Sétula incluyó en los futbolines todos los detalles de los estadios. No solo tienen las mismas publicidades, columnas e incluso luces que funcionan, sino que cada futbolín tiene parlantes desde los que se escuchan las canciones características de cada una de las hinchadas.

Construir un futbolín le toma alrededor de 25 días y el precio, que ronda los 27 000 pesos (unos USD 1 700), depende del estadio. El Monumental, la Bombonera y el Cilindro son los más caros por su tamaño y por el nivel de detalle que tienen.

En cada futbolín los equipos que se enfrentan tienen uno la camiseta titular y otro la suplente.
"Nadie compraría un futbolín del estadio de River Plate si uno de los equipos tiene la camiseta de Boca Juniors, o viceversa. En las casas suelen ser todos del mismo club, la idea es que los dos puedan jugar con el equipo del que son hinchas", explicó.

Sétula dijo que "posiblemente en poco tiempo" empiece a construir y vender futbolines de los principales estadios chilenos, y que luego planea hacer lo mismo con los de Uruguay y Ecuador. Sin embargo, su principal inconveniente es el tiempo de trabajo que le toma hacer cada futbolín.

"Tengo que estar preparado para poder satisfacer la demanda, pero la idea es incluso llegar a Europa. También me gustaría hacer de Inglaterra, Italia y quizá alguno de Alemania. Son países muy futboleros", concluyó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)