22 de abril de 2018 00:56

Fundación de Ulises de la Cruz perduró tras el Mundial del 2002

Ulises dela Cruz nació hace 44 años en Piquiucho, Carchi. Jugó los mundiales 2002 y 2006 con la Tri. Pasó ocho años en Europa. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

Ulises dela Cruz nació hace 44 años en Piquiucho, Carchi. Jugó los mundiales 2002 y 2006 con la Tri. Pasó ocho años en Europa. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 18
Álex Puruncajas

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ulises de la Cruz recorre un terreno donde se siembran aguacates en Piquiucho, la comunidad afrochoteña carchense donde pasó su niñez. Sus primos Wilmer y Carlos se acercan y le cuentan sobre la producción del fruto, pero también de las necesidades en el sector, a unos 10 minutos del valle del Chota, tierra de otros seleccionados que jugaron mundiales con la Tricolor.

El exlateral de la Tri, que estuvo ocho años en el fútbol europeo, avanza en su trayecto hasta un terreno donde 40 viviendas de cemento están en etapa de construcción. Un hombre con overol azul le dice a “Don Uli’ que necesita pintura y tíñer para las puertas.

En su camino también se encuentra con una señora que le cuenta sobre su labor de cocinera y le pide ayuda. “Hay que decirle que la contraten”, responde el exlateral derecho, ahora de 44 años.

En ese sector también está el coliseo deportivo y un letrero de Fundecruz, la fundación que creó tras el primer Mundial que jugó la Tricolor.

El júbilo y la trascendencia que alcanzaron los entonces seleccionados les ‘abrió puertas’ y les hizo crear fundaciones. Iván Hurtado, en Esmeraldas, y Agustín Delgado, en Imbabura, también abrieron entidades de ayuda.

16 años después de esa cita mundialista, solo De la Cruz permanece con su entidad y con otros proyectos. “Cuando era niño soñaba con tener un pueblo en el que la gente tuviera su autoestima alta”, dice.

Con Fundecruz logró que en la comuna se instalara el servicio de agua potable y alcantarillado. Se construyó un coliseo y se readecuó la Escuela San Gabriel que, posteriormente, se derrocó con la llegada de una nueva entidad educativa, ahora con 800 estudiantes.

Después de esas obras no todos se quedaron. En la comuna, donde hay unas 2 000 personas, los moradores dicen que los que quieren convertirse en profesionales emigran. Se marchan a Quito o a otras provincias en busca de mejorar su calidad de vida.

En el centro de salud Piquiucho Fundecruz, junto al coliseo, trabaja Dayanara Termal. Ahí también laboran tres médicos que atienden a unas 16 personas por día.

Termal cuenta que en los últimos días no hubo agua, lo que dificultó las atenciones. Ante ello, De la Cruz cuenta que siempre hay algo que resolver y se apena porque cree que todavía falta autoestima en sus coterráneos a para surgir.

Quiere que Piquiucho se reactive y, para ello, aprovecha los contactos que estableció en su última época de asambleísta. Ahora su proyecto está enfocado en culminar un complejo deportivo y terminar un conjunto de viviendas.

El complejo se finalizará por un convenio con Liga Deportiva Universitaria. Rodrigo Paz, presidente honorario del club, confirma el acuerdo. El centro deportivo se levanta sobre más de 3 hectáreas con un presupuesto cercano a los USD 800 000.

El proyecto está destinado a niños de 8 años en adelante, con la intención de que se formen los talentos de la localidad y, en el futuro, pasen al cuadro universitario.

El lugar se construye desde el año pasado y ya están instaladas cuatro canchas y camerinos. Faltan los graderíos y podar el césped de los terrenos. La hierba ha crecido.

Wílmer Revelo, quien es el rector de la Escuela San Gabriel, expresa que sí hay jóvenes con condiciones de llegar al fútbol. La entidad acoge a 597 estudiantes del sector y del valle del Chota.

La intención es que los estudiantes también se formen deportivamente en el complejo deportivo de los azucenas y el de De la Cruz.

El año pasado, en la entidad educativa se graduó la promoción de Bachillerato Técnico promotora de recreación y deportes. Por ello, Revelo insiste en que hay jóvenes con condiciones.

“Esta escuela se inauguró en el 2014 por el Gobierno, pero Ulises ayudó a gestionar el proyecto por su imagen. Por eso, creemos que este proyecto puede salir adelante”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (2)