1 de July de 2013 13:27

La crisis de los neumáticos amenaza el Gran Premio de Alemania

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La Fórmula 1 atraviesa una profunda crisis de neumáticos después del "explosivo" Gran Premio de Gran Bretaña: el debate sobre un boicot a la próxima carrera en Nürburgring crece por la preocupación de los pilotos por la seguridad y la FIA pide explicaciones a Pirelli. La FIA (Federación Internacional de Automovilismo) anunció que se reunirá de urgencia el miércoles para tratar el asunto, al tiempo que su presidente, el francés Jean Todt, pidió rápidas soluciones al fabricante italiano de neumáticos.

El dueño de los derechos comerciales de la Fórmula 1, el británico Bernie Ecclestone, aseguró hoy después de una reunión con Todt que Pirelli podrá realizar seis jornadas de tests sin ninguna restricción para intentar aplacar el problema. "Podría haber habido graves accidentes, pero tenemos que ser cautelosos y saber exactamente qué es lo que no funcionó antes de decir nada más", señaló Ecclestone.

Sin embargo, si no hay ningún cambio para el fin de semana los pilotos se podrían poner en huelga. "Discutiremos seguro sobre ello. Lo podríamos hacer por nuestra seguridad", señaló el brasileño Felipe Massa, uno de los perjudicados por los reventones el domingo sobre el asfalto de Silverstone. "Fue muy peligroso. Pensé en detenerme.

No sabía que tenía que poner mi vida en riesgo por estos malditos neumáticos", señaló un enfurecido Lewis Hamilton tras el Gran Premio de Gran Bretaña. Mark Webber, que finalizó segundo, describió lo ocurrido como "una ruleta rusa" en la que las espectaculares explosiones de neumáticos y el desconcierto amenazaron con suspender la carrera. "Fórmula Riesgo", tituló hoy el diario "La Repubblica".

"La Fórmula 1 hecha pedazos", escribió por su parte "Le Figaro". La situación recuerda irremediablemente al Gran Premio de Indianápolis de 2005, cuando sólo los tres equipos con ruedas Bridgestone compitieron. Los otros siete equipos, que llevaban gomas del fabricante Michelin, se retiraron después de la vuelta de formación como queja contra la falta de seguridad.

"No queremos un nuevo Indianápolis", señaló el jefe deportivo de McLaren, Martin Withmarsh. Desde que comenzó la temporada 2013, existió el debate sobre los neumáticos Pirelli. Unos equipos se quejaban de que se desgastaban muy rápido y pedían cambios. Otros, en cambio, estaban contentos. Sin embargo, ahora se trata de la seguridad y la vida de los pilotos.

"Por supuesto que fue arriesgado", reconoció Nico Rosberg después de ganar en Gran Bretaña por delante de Webber y el español Fernando Alonso. "Ttienen que analizarlo, algo así no es bueno para la Fórmula 1", agregó el piloto de Mercedes. Pero, ¿qué puede hacer Pirelli antes de que el viernes comiencen en Nürburgring los entrenamientos libres? "Hemos visto algo que no entendemos", dijo el jefe de deportes de motor de Pirelli, Paul Hembery.

"Tuve miedo", dijo Alonso, que subió a su cuenta de Twitter una foto de su coche intentando adelantar a Sergio Pérez a casi 300 kilómetros por hora mientras la rueda del mexicano salta por los aires. "Tuve suerte, me pasó a pocos centímetros". "Arriesgamos nuestras vidas y si vuelve a pasar no queremos que nadie muera", lanzó Pérez. Los equipos están de acuerdo en que hay que hacer algo.

"Propondría regresar a los antiguos neumáticos", dijo el director de Red Bull, Christian Horner. Pirelli tendrá un trabajo a contrarreloj hasta el viernes, cuando los pilotos regresen al asfalto. Hasta entonces, cuatro días para estudiar los problemas, proponer soluciones y aplacar un debate que crece cada instante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)