26 de febrero de 2017 11:39

Felipe Caicedo abrió el camino del triunfo del Espanyol ante Osasuna

El delantero ecuatoriano del Espanyol Felipe Caicedo (c) celebra con sus compañeros, el argentino Pablo Piatti (i) y Gerard Moreno (d), su gol marcado a Osasuna, el primero del conjunto perico, durante el partido correspondiente a la vigésima cuarta jorn

El delantero ecuatoriano del Espanyol Felipe Caicedo (c) celebra con sus compañeros, el argentino Pablo Piatti (i) y Gerard Moreno (d), su gol marcado a Osasuna. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Agencia EFE

La versión más solvente del Espanyol superó a un inofensivo Osasuna (3-0), en un partido que permite a los blanquiazules seguir soñando con Europa y hunde un poco más en el pozo de la clasificación de la liga española al cuadro rojillo.

Los goles de Caicedo (min.17), Jurado (min.46) y Gerard Moreno (min.90) condenaron al colista de LaLiga Santander, que jugó más de 60 minutos con un menos por la expulsión de Oier.

Ambos entrenadores sorprendieron con sus alineaciones. Quique Sánchez Flores apostó por David López, que a lo largo de la temporada ha ocupado la posición de central, en el doble pivote, su posición natural.

Por su parte, Petar Vasiljevic dejó al banco a Oriol Riera y Sergio León y salió con la dupla atacante formada por Kenan Kodro y Emmanuel Rivire.

Unos cambios que no ayudaron a Osasuna a mejorar las sensaciones en un primer tiempo dominado por un Espanyol. Los locales se sentían muy cómodos con el balón y no renunciaban a trazar transiciones verticales, una de sus mejores virtudes.

En éstas, Gerard Moreno gozó de la primera ocasión del partido con una cabezazo que le faltó potencia para sorprender Sirigu. Dos minutos después (min.17), el guardameta italiano no pudo hacer nada para evitar el primer tanto del encuentro de Felipe Caicedo.

El delantero ecuatoriano dio muestras de su calidad rematadora con un testarazo potente aprovechándose de un certero centro de Hernán Pérez.



Tras el tanto, el Espanyol siguió sin dar opciones a su rival, sin pegada en ataque e inconsistente en la medular, donde David López comandaba la nave blanquiazul a placer.

La única ocasión del equipo rojillo en los primeros 45 minutos llegó en un disparo sin peligro de De las Cuevas que Diego López resolvió sin demasiados problemas.

El partido se decantó todavía más para los locales a la media hora de partido. Gerard Moreno encaró en un mano a mano a Sirigu y cayó dentro del área cuando se disponía a superar al meta osasunista.

El colegiado Clos Gómez pitó penalti e interpretó que fue Oier Sanjurjo el que derribó al delantero blanquiazul. El zaguero vio la roja directa (min.28), una decisión que fue muy discutida por el cuadro visitante.

Caicedo fue el encargado de asumir la responsabilidad, pero Sirigu intuyó sus intenciones y se estiró a su izquierda para despejar el balón.

Tras la expulsión, Vasiljevic armó a su equipo en defensa y dio entrada al lateral Unai García por el delantero Kenan Kodro. La dinámica no cambió y el Espanyol siguió dominando con solvencia y buscó, con paciencia, un segundo gol que no llegaría hasta el primer minuto de la reanudación.


Jurado se aprovechó de un rechace en el saque de un córner para conectar un disparo mordido desde fuera del área que se coló a la red, rozando el poste izquierdo de la portería de un Sirigu al que le despistó el mar de piernas acumuladas en el área (1-0, min.46).

Con el partido visto por sentencia, los jugadores del Espanyol siguieron disfrutando de su buen partido y, ante una afición rendida a su buen juego y un rival sin respuesta, buscaron el tercero.

Fue entonces cuando Sirigu apareció para evitar una goleada mayor en el RCDE Stadium. El guardameta transalpino se lució con dos disparos lejanos de Piatti y David López.

El vendaval periquito no cesaba y Piatti dejó escapar un tanto clarísimo dentro del área que David García despejó con bajo palos con acrobacia incluida.

El único remate de Osasuna en el segundo tiempo llegó con el lanzamiento de falta de Fran Mérida, pero su disparo salió demasiado desviada.

Cuando parecía que no se movería el marcador, apareció Gerard Moreno en el descuento para anotar el tercero. El delantero se aprovechó de un error clamoroso de la zaga osasunista que le dejó solo ante Sirigu, al que superó con una sutil vaselina.

El Espanyol puso fin, así, a dos derrotas consecutivas y, con 35 puntos, se reengancha a la lucha por las posiciones europeas, una situación diametralmente distinta a la que sufren los navarros, que encadenaron su decimosexto encuentro sin conocer la victoria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)