29 de marzo de 2017 00:00

La Tri se hunde y cada vez son menos las posibilidades de llegar a Rusia 2018

Matías Oyola (centro), seguido de Jefferson Orejuela y Luis Caicedo dejan la cancha del Atahualpa. Foto: Patricio Terán

Matías Oyola (centro), seguido de Jefferson Orejuela, Luis Caicedo y Walter Ayoví dejan la cancha del Atahualpa. Foto: Patricio Terán

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 150
Triste 11
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 165
Martha Córdova.  Redactora (D)

El seleccionador Gustavo Quinteros murió envuelto en su terquedad. Lo reprochable es que arrastró a la Selección ecuatoriana al abismo y no al Mundial como era la ilusión de todo un país.

El 2-0 ante Colombia es la ‘crónica de una muerte anunciada’. Ecuador para llegar al Mundial debía ganar los tres partidos que tenía de local. El de ayer era el primero, y fracasó.

Tras el resultado, Ecuador empieza a buscar los puntos en escenarios más complicados pues debe ganar a Brasil, que desde que asumió Tite como DT no ha perdido en 9 fechas, mientras que en octubre visitará a Chile, otro rival directo y a la que no ha podido ganar en Santiago, desde hace cinco procesos eliminatorios.

El partido del martes 28 de marzo tuvo un ganador, que estuvo más claro, presto y preciso. Ecuador fue un equipo parco, sin claridad ni ideas, sin generar juego ofensivo, sin poner en aprietos al rival. Sin fútbol.

Si el técnico no tiene ideas claras, es evidente que el equipo tampoco las tenga. Incluso, los llamados a ser líderes se perdieron en esa obscuridad. Antonio Valencia, el símbolo de este equipo, en el minuto inicial ya mostró su descontento con jugar con Mario Pineida por la derecha. Le reprochó su ubicación en la cancha y su poca visión para proyectarse al ataque, no jugaba con él para generar jugadas que hicieran daño.

Pero Pineida tampoco justificó su inclusión en el rol titular. Ese puesto sigue en poder de Juan Carlos Paredes, así no tenga minutos en el Olimpiakos, su equipo en Grecia.

La zaga, conformada por Arturo Mina y Luis Caicedo, jamás garantizó la seguridad que de ellos se espera. Al contrario, fueron burlados fácilmente en los dos goles, las únicas jugadas ofensivas que generó Colombia en el primer tiempo, que vino a encerrarse en su cancha y a contragolpear.

Y para cerrar este bloque, nada defensivo y eficaz, Walter Ayoví, el hombre de la experiencia y el arquero Esteban Dreer, también aportaron lo suyo para facilitar los goles colombianos de James Rodríguez (20’) y Juan Cuadrado (34’).

En el segundo tiempo, los colombianos se perdieron otros dos goles ante la vulnerable zona defensiva local. En el medio, no hubo ni marca ni gol. Antonio Valencia peleó más en el primer tiempo que en el segundo.

En ofensiva, Énner Valencia y Felipe Caicedo no llegaron nunca a pisar el área rival con posibilidades de gol.Colombia, que también se jugaba una final, llegó con un planteamiento defensivo y aplicó el contragolpe. Colocó a cinco jugadores en el medio. Copó ese sector y no pasó aprietos. Ecuador se quedó sin espacios para ingresar a su portería.

Pero ese planteamiento no se quedó en el papel. En la cancha, volantes y el único, delantero, Miguel Borja, corrieron más que todo el equipo ecuatoriano, entregaron el balón con mayor precisión, y fueron más efectivos a la hora de anotar.

El conjunto dirigido por José Pekerman sumó 3 puntos. En total, en condición de visitante han sumado 8 puntos. Ecuador de local, con los de ayer, ya ha dejado escapar 10 puntos y tal vez la clasificación al Mundial Rusia 2018.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (6)