20 de enero de 2017 00:00

El DT Rodríguez limitó el uso de la tecnología en la Selección ecuatoriana

El entrenador Javier  Rodríguez da  indicaciones a la plantilla en un entrenamiento. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El entrenador Javier Rodríguez da indicaciones a la plantilla en un entrenamiento. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 4
Mauricio Bayas.  
Desde Riobamba (D)

Bryan Cabezas aprovecha cada instante libre en la concentración de la Sub 20 de Ecuador. El peliteñido volante ofensivo de Atalanta de Italia repasa en su tablet las clases de italiano.

También aprovecha para chatear con sus amigos y sus familiares que viven en Quevedo. Siempre respeta los tiempos de descanso.

La agenda de la mini Tri no da tiempo para tantas horas libres. Cada actividad diaria está programada para el buen uso de las horas en la concentración. Por ejemplo, es riguroso que el tiempo de descanso no tenga interrupciones. El cuerpo técnico exigió silencio en los pasillos de la hostería El Toril, sitio de concentración de Ecuador, en Riobamba.

El lugar fue escogido estratégicamente fuera de la ciudad (en la vía a Penipe) para que los hinchas no distraigan a los futbolistas. Solo hay permisos cuando los familiares llegan a visitarlos. Eduardo Moscoso, preparador físico; Javier Rodríguez, el DT, y el coordinador Pedro Muñoz vigilan las visitas de los seleccionados.

Los padres de Renny Jaramillo viajaron desde Guayaquil a Riobamba para asistir a los partidos de Ecuador. Lograron conversar un par de minutos la noche del miércoles en los pasillos del estadio. El volante se quedó para la prueba de dopaje y pudo abrazarse con sus padres.

El uso del celular también está controlado. Durante el desayuno, el almuerzo y las cenas no pueden usar el teléfono. El uso de audífonos está permitido en los tiempos libres y en los desplazamientos a los entrenamientos. Cabezas es uno de los que le gusta usar audífonos llamativos. Él tiene unos grandes, de color blanco.

“Procuramos que no tengan distracciones. Hay que blindar a los futbolistas de llamadas de empresarios que suelen desconcentrar cuando les hablan de ofertas. También hay amigos, amigas y muchas distracciones por el hecho de ser dueños de casa. Eso ya nos pasó con la Sub 17”, reconoció el DT Javier Rodríguez.

Hay futbolistas que les gusta mirar películas. Otros, en cambio, prefieren los juegos recreativos como billa, pimpón o conversar entre ellos. Luis Segovia, de El Nacional, tiene juegos en su celular y recibe recomendaciones de otras alternativas para distraerse.

Rodríguez suele programar dos tipos charlas en las concentraciones. Una de orden táctico para revisar qué hacen los rivales. Usan el video para ver cada movimiento que aplican. También tiene charlas motivacionales.

Una de las exigencias para el grupo es la alimentación. Aunque hay futbolistas con golosinas, la normativa interna exige consumir frutas. El jueves, por ejemplo, al subir al bus que los trasladó al entrenamiento se repartieron plátanos.

En la concentración también se programa zonas de recuperación con mucho hielo. Por las noches, en cambio, es frecuente que los juveniles usen chompas gruesas, bufandas y gorras de lana. El frío de Riobamba les obliga a tomar precauciones. Joao Rojas fue uno de los que tuvo síntomas de gripe, en los últimos días.

Ecuador rinde este viernes 20 de enero el segundo examen ante Colombia, en el estadio Olímpico de Riobamba (19:15). Allí, Rodríguez confía en un triunfo que permita clasificarse al hexagonal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)