15 de enero de 2018 00:00

Cuatro talentos sudan hasta el extremo

Foto: EL COMERCIO

En la foto David Hurtado, Neisi Dajomes, Carlos Mina y Samantha Arévalo. Fotos: EL COMERCIO y Ministerio del Deporte

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Martha Córdova

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Carlos Mina suma abdominales, flexiones de pecho y sentadillas

Su pretemporada la comenzó a realizar en solitario. El sábado, 13 de enero del 2018, viajó a Río Verde para entrenarse con la Selección Nacional. Carlos Mina, medallista de bronce en el Mundial de Alemania, se entrena para los Juegos Odesur de mayo.

“Este año participaremos en el segundo torneo del ciclo olímpico y tenemos un compromiso con el país”, dijo el deportista, de 25 años, nacido en Guayaquil, pero que vive en Quito.

“Me entreno en el gimnasio de Carcelén y en sus calles. Desde las 08:00, salgo a correr y voy por las subidas y bajadas. Me encanta el barrio”.

En esta parte del año hace trabajos físicos, pero sin dejar de perfeccionar la técnica. “La una no puede vivir sin la otra. Si escoges solo una, eres medio boxeador”.

Tras la carrera atlética empieza a cumplir circuitos con ejercicios de fuerza, resistencia y técnica. “Realizo 15 repeticiones en cada estación y completo tres recorridos por sesión de entrenamiento”.
Primero va a cuchimbolo, se queda allí unos 15 minutos mandando golpes directos y de gancho.

Para ganar fuerza en sus brazos, realiza 50 repeticiones de las conocidas flexiones de pecho. Luego va a la banca y recostado levanta la barra por 15 ocasiones.

Para el trabajo de hombros y piernas, coloca la barra sobre sus hombros, y realiza 15 sentadillas. La soga salta por 10 minutos y cierra el circuito con una serie de 50 abdominales.

Una vez completada la parte física, se coloca de nuevo en los guantes para hacer trabajo de sombra. “El rival soy yo mismo. Frente al espejo puedo mirar mi técnica, los defectos, los movimientos de defensa y ataque”.

Todo ese trabajo lo realiza en la mañana y la repite en la tarde. Las tablas la envían desde el seleccionado nacional o “las realizo yo, de acuerdo a mi experiencia”.

El sábado viajó al Centro de Alto Rendimiento en Río Verde, donde conocerá su calendario oficial de eventos para el 2018. “Puede ser que en febrero viajemos a Hungría, para hacer un campamento”, dijo Carlos Mina, quien se entrenó bajo la mirada de una veintena de niños y jóvenes.

Samantha Arévalo espera nadar las siete fechas del Circuito Mundial

De cuatro a cinco horas de entrenamiento al día completa Samatha Arévalo, la vicecampeona mundial de natación en Aguas Abiertas.

Está en Ecuador porque debe gestionar su visa para permanecer en Italia, donde reside desde el 2017. Se entrena con Fabrizio Antonelli y la Selección de ese país.

“Nuestra pretemporada comenzó el 10 de diciembre, solo dejamos de entrenar el 1 de enero”. Se ha entrenado en Quito, Macas y Cuenca.

Las tablas de entrenamiento las cumple al pie de la letra. “Estoy en una etapa de adaptación con el entrenador, con quien trabajo desde julio”.

Su entrenamiento comienza con ejercicios donde se ponen en movimiento, principalmente las articulaciones: codos, rodillas, dedos y cadera. Tras 20 minutos de calentamiento, ingresa a la piscina por dos horas, “en diciembre nadábamos 5 kilómetros por sesión, ahora estamos en 8 y vamos a terminar en 10. Vamos sumando kilómetros”.

Los días lunes y viernes hace sesiones de 40 minutos en el gimnasio con peso propio, mientras que los miércoles coloca peso adicional.

Los intensos entrenamientos, en la mañana y en la tarde, la obligan a tomar un descanso para la recuperación. Duerme una hora, al mediodía para seguir con su trabajo.

Para compensar el desgaste físico, ingiere carbohidratos. “Me encanta el pan en el desayuno”, dice con una sonrisa que supo a justificación. Ingiere arroz y pasta, y “las frutas tropicales que hay en el país. Aproveché el tiempo de mangos y comí papaya”.

Samantha, de 23 años, y nacida en Macas, participará en las siete válidas del Circuito Mundial de Aguas Abiertas. Ella es una especialista en los 10 kilómetros .

“En marzo comenzará el circuito en Doha. El año pasado completamos las siete válidas, por primera vez, nos sirvió de aprendizaje”. El objetivo de ella y su entrenador es completar el circuito este año y también el próximo.

En mayo estará en los Juegos Odesur donde competirá en Aguas Abiertas. Aún no conoce si participará en pruebas de piscina, como lo hizo en los Bolivarianos, donde ganó dos medallas de oro en 5 km y 10 km.

Neisi Dajomes se despedirá de la división juvenil en el Mundial

Disciplinada, madura y exigente, así define Mayra Hoyos a Neisi Dajomes, el gran talento del deporte ecuatoriano que se forma en Shell, Pastaza.

La pesista, de 19 años, fue la mejor deportista de 2017 por sus medallas de oro y plata en competencias mundiales.

Este año se despedirá de la categoría juvenil en el Mundial. También participará en el Panamericano y los Odesur, donde tendrá a rivales de la categoría adulta.

“Iniciamos nuestro año deportivo el 3 de enero con la preparación general, donde el trabajo físico es muy fuerte, para encarar la temporada”, añade Hoyos.

Neisi y Mayra prefieren entrenar en su parroquia, Shell, de donde son oriundas. Pero en abril podrían ir a Madrid, de donde recibieron una invitación para hacer un campamento de dos meses.
“Allí se entrena la española Lidia Valentín, actual campeona mundial. Me interesa que mire su forma de trabajar, que se foguee compitiendo contra ella”, añade la entrenadora.

Pero el aporte económico que entrega el Ministerio del Deporte recién empezará a entregarse en marzo, y ellas en ese mes ya deben estar en Europa.

“En España nos ofrecen el hospedaje y la alimentación. Debemos financiar los pasajes y dinero para gastos adicionales como vitaminas”.

Mientras esperan la audiencia de la Ministra del Deporte, ellas siguen con el entrenamiento. En estos días, trabajan a doble jornada los días lunes, miércoles y viernes, mientras los martes, jueves y sábados lo hacen solo por la mañana.

“El objetivo es fortalecer todos los músculos, y trabajamos de manera específica en brazos, piernas y espalda”.

Hoyos diseña, en cada entrenamiento, un circuito con cinco tipo de ejercicios, donde realiza seis repeticiones. El circuito lo recorre en cinco ocasiones.

“Neisi es una deportista muy disciplinada. Casi nunca falla a un entrenamiento y cumple el 99,9% del plan. Fuera del gimnasio es una joven alegre, bromista, nunca deja de reír”, detalló Mayra Hoyos, quien la conoce desde hace 12 años.

David Hurtado tiene dos mundiales en los que intentará llegar al podio

En las faldas del Cotopaxi y el Chimborazo, a 4 400 metros de altura, realizó su preparación general David Hurtado, marchista juvenil que lideró el escalafón mundial de los 10 km marcha.

“Fuimos en seis ocasiones al Cotopaxi y en cuatro al Chimborazo. Se realizaron allí algunas caminatas porque necesitamos acumular glóbulos rojos”, expresó Javier Cayambe, DT del andarín, de 19 años.

Este año, David tiene dos retos de alto nivel: el Mundial de China y el Mundial Sub 20 en Finlandia, en mayo y julio, respectivamente.

Este plan busca mejorar su fuerza y resistencia, y reforzar su estructura corporal. “Realizamos sesiones de natación, dos veces por semana. Nada entre 800 y 1 500 metros y trabajos de fuerza y resistencia en el agua”.

Los entrenamientos los empezó en noviembre, continuaron en diciembre y este mes inició el trabajo específico. “En esta etapa ya nos toca competir, porque tenemos torneos locales y nacionales”.
En efecto, ayer, David Hurtado participó en el selectivo de Pichincha, pues en dos semanas habrá el campeonato nacional de marcha en Sucúa.

En esa ciudad amazónica también se desarrollará el Sudamericano, donde el marchista aspira a lograr la presea de oro, pues es el primero en el escalafón.

En marzo y abril, Javier Cayambe tiene en su plan una base de entrenamiento en España. Además de trabajar en la parte física y técnica, en esta fase se tratará de otorgarle ritmo de competencia.

“En abril habrá una caminata en Portugal del Circuito Mundial. Luego intentaremos ir a La Coruña antes del Mundial de Finlandia”.

En la preparación específica, se hace énfasis en los movimientos corporales que exige la marcha como la oscilación de brazos, movimientos de cadera y el tranco de caminata. “Tenemos que lograr un ritmo de competencia en el que la velocidad no cause defectos en la técnica”.

En ese período, que dudará ocho semanas, no se puede escapar nada. Allí medirán pulsaciones antes y después de la práctica, peso y analizamos cómo está el músculo en las zonas de trabajo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)