24 de marzo de 2015 20:51

Los luchadores se ejercitan a diario para minimizar el riesgo de accidentes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Carlos Augusto Rojas
Quito

La comunidad ecuatoriana de lucha libre continúa conmocionada por la muerte del Hijo del Perro Aguayo, quien falleció el fin de semana en Tijuana, Baja California, México. "Cuando nos enteramos de esta noticia, nos sentimos apenados. Un accidente así nos puede pasar a cualquiera de nosotros ", dijo Gladiador, quiteño que se sube a los cuadriláteros desde hace cuatro años.

El fornido enmascarado es parte de la empresa War, de lucha libre ecuatoriana, que realiza carteleras periódicamente en Quito y en otras ciudades. "Este tipo de experiencias nos hacen meditar sobre los riesgos de este deporte espectáculo, pero también nos obliga a ser más precavidos", añadió el exaspirante al título mundial pesado de la empresa local.

Pedro Aguayo Ramírez, del grupo Perros del Mal, murió por un paro cardiorrespiratorio provocado por un traumatismo cervical. El luchador de 35 años falleció en un hospital, horas después del accidente que se produjo en un cuadrilátero cuando intervenía en un combate contra Rey Misterio Jr. y otros dos gladiadores.

Gilberto Kuaykal, un ecuatoriano que peleó por todo el mundo, también manifestó su pesar a través de las Redes Sociales. "…situaciones tristes e inesperadas que ocurren en el cuadrilátero.

Solo los que pasamos por momentos difíciles, debido a esta profesión, podemos entender lo duro que es a travesar por esto . Que Dios lo tenga en su gloria", publicó el legendario luchador carchense en su cuenta de Facebook. Kuaykal fue peleador estelar en carteleras de Colombia, México y otros países.

En la actualidad reside en Tulcán, su ciudad natal, y tiene decenas de fracturas en hombros, brazos, dedos, cabeza…

La lucha libre es un espectáculo realizado por deportistas entrenados, quienes ensayan permanentemente la manera adecuada de caer, derribar y recibir golpes para minimizar el riesgo de lesiones. "Cuando una persona empieza a practicar, los primeros cuatro meses solo se dedica a aprender cómo caer", reveló Rycky Glamour, otro de los luchadores estelares de War.

El azuayo de 29 años, quien vive en Quito precisamente por impulsar su carrera como luchador, asegura el entrenamiento constanteque es la única manera que tienen para minimizar los riesgos . "En este deporte se prepara cada parte del cuerpo, sobre todo las partes más frágiles y expuestas como cuello, pantorrillas, antebrazos. El cuello es la base de la lucha", afirmó.

Los ensayos de de las caídas, los golpes, las llaves y las piruetas son constantes. Un luchador profesional se ejercita todos los días. Así lo reafirma Gladiador, de 36 años, quien se recupera de una lesión de rodilla. Su dolencia ocurrió en un entrenamiento. "Creo que tenemos más riesgos de fracturas en las prácticas que en las presentaciones", afirmó en el gimnasio Sansón y Dalila, en el centro de Quito. A ese centro de ejercitación acude periódicamente. "Ahora solo espero recuperarme de mi lesión para volver con fuerza al cuadrilátero. Mientras tanto, procuro ir al gimnasio".

Para mantener su abultada musculatura, Gladiador realiza pesas todos los días. Él utiliza una máscara con la que rinde homenaje a los soldados espartanos.

"Debemos fortalecer todo el cuerpo para minimizar el riesgo de lesiones. Además ensayamos con nuestros compañeros. La muerte de nuestro colega de cuadrilátero nos obliga a ser más precavidos y a buscar más seguridad en las carteleras", añadió el quiteño.

En la empresa War, que tiene su sede en la avenida de Los Granados, ofrece una escuela permanente de lucha libre para aficionados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)