25 de octubre de 2016 15:06

Un Giro centenario para todos los gustos

Vista del trofeo durante la presentación del Giro de Italia en Milán, Italia, el 25 de octubre de 2016. EFE

Vista del trofeo durante la presentación del Giro de Italia en Milán, Italia, el 25 de octubre de 2016. EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

La centésima edición del Giro de Italia, que se disputará del
5 al 28 de mayo de 2017, presenta un trayecto principalmente montañoso, empezará por las islas de Cerdeña y Sicilia y recorrerá toda la península hasta concluir en Milán con una prueba contrarreloj.

El recorrido del Giro 2017 fue presentado este martes 25 de octubre de 2016 en Milán en un evento celebrado en el
Palacio del Hielo al que acudieron grandes glorias del pasado y del presente del ciclismo, como el español Miguel Indurain, dos veces ganador de la carrera rosa, o el italiano Vincenzo Nibali.

A 10 años de distancia de la última vez (2007-2017), los corredores volverán a pasar por Cerdeña, isla en la que se disputarán las primeras tres etapas, desde Alghero hasta la capital Cagliari.

Las primeras tres pruebas no presentan grandes subidas y en principio deberían favorecer a los velocistas, aunque a lo largo del Giro se tocarán zonas montañosas que marcaron su historia, como el Mortirolo, el Monte Grappa o el Stelvio, esta última considerada cima Coppi de esta edición.

Tras el comienzo en tierras sardas, los corredores pasarán por Sicilia, lo que supone un evento histórico, ya que la última vez que el Giro tocó las dos islas del país transalpino fue en 1961.

Tras un interesante ascenso al volcán Etna, los ciclistas se dirigirán hacia la región de Calabria, empezando un largo trayecto que les llevará hasta la línea de meta de Milán en la última etapa, en programa el 28 de mayo.

La 100 edición del Giro fue lanzada bajo el lema de
"Amor infinito": el amor que sienten todos los protagonistas y los aficionados a este deporte y que reúne cada año por las carreteras a más de 12 millones de personas para seguir y animar a los ciclistas.

Los organizadores quisieron reunir además a varios símbolos de la carrera rosa, como el citado Indurain, Felice Gimondi
(tres veces campeón), Mario Cipollini (el que más etapas ganó, 42), o Ivan Basso, que triunfó en dos ocasiones.

Todos estos representantes reconocieron las grandes dificultades que presentará el próximo Giro y destacaron además la buena mezcla de etapas montañosas y de pruebas contrarreloj en momentos que podrán ser claves para determinar el ganador, como la última en Milán.

Sin embargo, la prueba de 2017 rendirá homenaje también a Fausto Coppi (13a etapa), Marco Pantani (con el pasaje por el Santuario de Oropa, decimocuarta) y al citado Gimondi
(en Bergamo, su ciudad).

La recta final regalará grandes subidas, con cimas que superan los 2 500 metros y que exigirán una "gran preparación física", tal y como destacó Basso en su intervención.

El momento determinante podría celebrarse en las zonas del Stelvio (2 757 metros) y el Umbrail Pass (2 502 metros), que anticipan el pasaje por Bormio.

Tras otras grandes subidas, como el Monte Croce de Comelico y el Monte Grappa, los corredores llegarán al tramo final: la citada contrarreloj que cerrará definitivamente la contienda. Se trata de una prueba individual de 28 kilómetros con la que los ciclistas llegarán hasta el centro de Milán y la Piazza del Duomo, cierre histórico del Giro de Italia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)